"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Yo)

viernes, 18 de enero de 2013

TEXTOS DE ANATOMIA EGIPCIOS


Textos de Anatomía
por ÁNGEL SÁNCHEZ RODRÍGUEZ


El papiro Ebers, además de un conjunto de rectas y conjuros, posee la base del conocimiento anatómico y fisiológico de los médicos egipcios. Como muestra se ha extraído los siguientes fragmentos. En el primero de ellos se describe como los latidos cardiacos se distribuyen a lo largo de todo el cuerpo y el resto nos muestran distintas disposiciones anatómicas según el estado de su conocimiento.

Ebers 854a
El comienzo de los secretos del médico, el conocimiento de las acciones del corazón [Fisiología] y el conocimiento del corazón [Anatomía].
Hay conductos de él por todo el cuerpo. En cuanto a como éstos están colocados: cualquier médico, cualquier sacerdote de Sejmet o cualquier mago que coloca sus dedos sobre la cabeza, sobre la nuca, sobre las manos, sobre el lugar del corazón, sobre las muñecas1 o sobre los pies, él examina los movimientos del corazón porque sus conductos van por todos los miembros.
Significa que él habla fuera por los conductos de todos los miembros.

Ebers 854b
Hay dos conductos en las ventanas nasales; son dos los que dan moco y son dos los que dan sangre.

Ebers 854c
Hay cuatro conductos en el interior de las sienes que están detrás, los que dan sangre a los dos ojos. Cualquier enfermedad de los ojos se manifiesta en ellos gracias a que son los que se abren a los dos ojos. En cuanto al líquido que desciende de ellos, son las pupilas de los ojos quienes lo generan. Según otra teoría, es aquello que duerme en los ojos lo que lo produce.

Ebers 854f
Hay cuatro conductos para los oídos: dos en el hombro derecho y dos en el hombro izquierdo. El aliento de vida entra por la oído derecho, mientras que el aliento de muerte lo hace por el izquierdo.

Ebers 854i
Hay dos conductos para los testículos. Son ellos quienes producen el semen.

Ebers 854n
Hay dos conductos para la vejiga. Son ellos quienes producen la orina.

Ebers 855a
En cuanto al aliento que entra por la nariz, entra al corazón y al pulmón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada