"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

miércoles, 28 de enero de 2015

QUMRAN -LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO- 4QHijos de Dios (4Q246)

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QHijos de Dios (4Q246)
Texto completo

Por Florentino García Martínez

Aunque la escatología aflora de una forma o de otra en la mayoría de los escritos provenientes de Qumrán, hay una serie de textos dedicados íntegramente a describir o a explorar esa realidad que los textos designan como los “últimos días” o “el final de los tiempos”, una realidad que la comunidad de Qumrán percibía como inmediata (y, de alguna forma, como ya presente) y cuya espera condicionó toda su existencia.

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QHijos de Dios (4Q246)
Texto completo


Col. I
1 […] se instaló sobre él y cayó ante el trono 2 […] rey eterno. Tú estás airado y tus años 3 […] te verán, y todo venga por siempre. 4 […] grandes, la opresión vendrá sobre la tierra 5 […] y grandes matanzas en la ciudad 6 […] rey de Asiria y de Egipto 7 […] y será grande sobre la tierra 8 […] harán, y todos servirán 9 […] grande será llamado y será designado con su nombre.

Col. II
1 Será denominado hijo de Dios, y le llamarán hijo del Altísimo. Como las centellas 2  de una visión, así será el reino de ellos; reinará algunos años sobre 3 la tierra y aplastarán todo; un pueblo aplastará a otro pueblo y una ciudad a otra ciudad. 4 Vacat. Hasta que se alce el pueblo de Dios y todo descanse de la espada. 5  Su reino será un reino eterno, y todos sus caminos en verdad  y dere[chos]. 6 La tierra (estará) en la verdad, y todos harán la paz. Cesará la espada en la tierra, 7 y todas las ciudades le rendirán homenaje. El es un Dios grande entre los dioses (?). 8 Hará la guerra con él; pondrá los pueblos en su mano y 9 arrojará todos ante él. Su dominio será un dominio eterno, y todos los abismos

martes, 27 de enero de 2015

QUMRAN -LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO- 4QTestimonia (4Q175)

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QTestimonia (4Q175)
Texto completo

Por Florentino García Martínez

Aunque la escatología aflora de una forma o de otra en la mayoría de los escritos provenientes de Qumrán, hay una serie de textos dedicados íntegramente a describir o a explorar esa realidad que los textos designan como los “últimos días” o “el final de los tiempos”, una realidad que la comunidad de Qumrán percibía como inmediata (y, de alguna forma, como ya presente) y cuya espera condicionó toda su existencia.

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QTestimonia (4Q175)
Texto completo

1 Y habló **** a Moisés diciendo: “Tú has oído el sonido de las palabras 2 de este pueblo, lo que te ha dicho: está bien todo lo que han dicho. 3 ¡Si me fuera dado (que) tuvieran este corazón para temerme y observar todos 4 mis preceptos todos los días, para que les vaya bien a ellos y a sus hijos por siempre! 5 Les suscitaré un profeta de en medio de sus hermanos, como tú, y pondré mis palabras 6 en su boca, y les dirá todo lo que yo les ordeno. Y acaecerá que el hombre 7 que no escuche mis palabras, que el profeta dirá en mi nombre, yo 8 le pediré cuenta.” Vacat. 9 Y profirió su poema y dijo: “Oráculo de Balaán, hijo de Beor, y oráculo del varón 10 de ojo escrutador, oráculo del que escucha las palabras de Dios y conoce la ciencia del Altísimo, de quien 11 ve la visión de Shadday, que cae y abren el ojo. Yo lo veo, pero no ahora, 12 lo diviso, pero no de cerca. Ha salido una estrella de Jacob, /y ha surgido/ un cetro en Israel. El quebrará 13 las sienes de Moab, y cortará a todos los hijos de Set.” Vacat. 14 Y sobre Leví dice: “Dad a Leví tus tummim y tus ´Urim, a tu hombre piadoso, a quien 15 probaste en Massah, y querellaste sobre las aguas de Meribbah, /el que/ dijo a su padre […] 16 […] y a su madre “no te he conocido”, y a sus hermanos no los reconoció, y a su hijo no 17 conoció. Pues guardó tu palabra y conservó tu alianza. /Ellos han hecho brillar/ tus juicios para Jacob, 18 tu ley para Israel, han puesto incienso ante tu faz y holocausto sobre tu altar. 19  ¡Bendice, ****, su valor y acepta con placer la obra de su mano! ¡Aplasta /los lomos/ de sus adversarios, y quienes le odian 20 no se alcen!” Vacat.  21 Vacat. En el momento en que Josué terminó de alabar y de dar gracias con sus salmos, 22 dijo: “¡Maldito el hombre que reconstruya esta ciudad! ¡Sobre su primogénito 23 la fundará, y sobre su benjamín erigirá sus puertas!”. Y ahora /un hombre/ maldito, uno de Belial, 24 se ha alzado para ser trampa de pajarero para su pueblo y ruina para todos sus vecinos. Se alzará 25 […] para ser los dos instrumentos de violencia. Y reconstruirán 26 [esta ciudad y alza]rán para ella una muralla y torres para hacerla una fortaleza de impiedad 27 [una maldad grande] en Israel, y un horror en Efraín y Judá. 28 [ … Y ha]rán una profanación en la tierra y una gran blasfemia entre los hijos de 29 [ … Y derramarán san]gre como agua sobre las murallas de la hija de Sión y en el recinto de 30 Jerusalén.

lunes, 26 de enero de 2015

QUMRAN -LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO- 4QFlorilegio (4Q174)

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QFlorilegio (4Q174) [4QFlorilegium]
Texto completo

Por Florentino García Martínez

Aunque la escatología aflora de una forma o de otra en la mayoría de los escritos provenientes de Qumrán, hay una serie de textos dedicados íntegramente a describir o a explorar esa realidad que los textos designan como los “últimos días” o “el final de los tiempos”, una realidad que la comunidad de Qumrán percibía como inmediata (y, de alguna forma, como ya presente) y cuya espera condicionó toda su existencia.

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QFlorilegio (4Q174) [4QFlorilegium]
Texto completo


Frag. 1-3 col. I
1[“Y no lo inquietará de nu]evo un enemigo, [ni volverá a vejarlo] el hijo de la iniquidad como al principio. Desde el día en que 2 [establecí jueces] sobre mi pueblo Israel”. Esto (se refiere a) la casa que [ellos establecerán] para [él] al final de los días, como está escrito en el libro de 3 [Moisés: “Un templo del Señor] establecerás con tus manos. YHWH reinará para siempre jamás. Esto (se refiere a) la casa en la que no entrará 4 […] nunca, ni el amonita, ni el moabita, ni el bastardo, ni el extranjero, ni el prosélito, nunca, porque allí [revelará] a los santos; 5 [gloria] eterna aparecerá sobre ella siempre; extranjeros no la devastarán  de nuevo como desbastaron al principio 6 el tem[plo de Is]rael por sus pecados. Y ordenó construir para él un templo de hombre, para ofrecerle en él, 7 ante él, obras de la ley. Y lo que dice a David: “Te procuraré el descanso de todos tus enemigos”: (se refiere a) que les procurará el descanso de todos 8 los hijos de Belial, los que les hacen caer, para destruir[los por sus ini]quidades, cuando vengan con los planes  de Belial de hacer caer a los hij[os de] 9 la luz y para planear contra ellos planes inicuos para que sean atrapados por Belial en su error culpable. Vacat. 10 “Y YHWH te [anun]cia que te construirá una casa. Yo haré alzarse tu semilla detrás de ti y estableceré el trono de su reino 11 [por siem]pre. Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo.” Esto (se refiere al) “retoño de David” que se alzará con el Interprete de la ley que 12 [surgirá] en SI[ón en] los últimos días, como está escrito: “Haré alzarse la cabaña de David que está caída”. Esto (se refiere a) “la cabaña de 13 David que está caída”, que se alzará para salvar a Israel. Vacat. 14 Midrás de “Dichoso el hombre que no marcha en el consejo de los impíos”. La interpretación de la ci[ta: son los que se]paran  del camino [de los impíos,] 15 como está escrito en el libro de Isaías, el profeta, para los últimos días: “Y sucedió que con firme [mano me apartó de marchar en el camino de] 16 este pueblo”. Y esto (se refiere a) aquellos sobre lo que está escrito en el libro de Ezequiel, el profeta, que “no [se contaminará más con toda] 17 sus inmundicias”. Esto (se refiere a) los hijos de Zadok y a los hombres de su consejo, los que buscan ardiente[mente la jus]ticia, que vendrán tras ellos  al consejo de la comunidad. 18 [“¿Por qué se alborotan] las naciones y los pueblos maqui[nan vaciedades? Conciér]tanse [los reyes de la tierra y los go]bernantes conspiran a una contra YHWH y contra 19 [su ungido”. Inter]pretación de la cita: [que se alborotan los reyes de las na]ciones  y conspiran contra al elegido de Israel en los últimos días.

Frag. 1 – 3 col. II
1 Es tiempo de la prueba que vie[ne …] Judá para completar […] 2 Belial, y se quedará un resto […] para el lote, y pondrán en práctica toda la ley […] 3 Moisés; ella es […] como está escrito en el libro de Daniel, el profeta: “Los impíos [obran impíamente …] 4ª y los justos [… serán blan]queados y acrisolados y un pueblo conocedor de Dios se mantendrá firme […] 4 … […] detrás de […] que es para ellos […] 5 […] en su bajada […]

Frag. 4
1[…] los que consumen la descendencia de 2 [ … fu]riosos contra ellos en su celo 3 […] Esto (se refiere) al tiempo en el que abrirá Belial 4 […]  para la casa de Judá dificultades para guardarles rencor 5 […] y buscará con toda su fuerza dispersarlos 6 […] los introducirá para ser 7 [… a Ju]dá y a Israel […]

lunes, 5 de enero de 2015

QUMRAN -LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO- 4QDestruccion de los Kittim (4Q285)

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QDestruccion de los Kittim (4Q285)
Texto completo

Por Florentino García Martínez

Aunque la escatología aflora de una forma o de otra en la mayoría de los escritos provenientes de Qumrán, hay una serie de textos dedicados íntegramente a describir o a explorar esa realidad que los textos designan como los “últimos días” o “el final de los tiempos”, una realidad que la comunidad de Qumrán percibía como inmediata (y, de alguna forma, como ya presente) y cuya espera condicionó toda su existencia.

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QDestruccion de los Kittim (4Q285)
Texto completo


Frag. 1-2 (=11Q14)
1 […] ante Israel […] 2 […] por los siglos eternos, [Y benditos…] 3 [Y benditos sean todos los ángeles santos. Que] os [bendiga] el Dios Altísimo, [que os muestre su faz] 4 [Y avara para vosotros su tesoro] bueno que está en los cielos, [para hacer descender sobre vuestras tierras lluvias de] 5 [bendición, rocío y] escarcha, lluvias tempranas y tardías a su tiempo, para dar[os los frutos, los productos del] 6 [trigo, del vino y del] aceite en abundancia. Y la tierra producirá para [vosotros frutos excelentes. Y los comeréis] 7 [y os saciaréis. En vuestra tierra] no habrá abortos ni [enfermedades; sequía y palidez] 8 no se verán en tus cosechas; no habrá ninguna plaga [ni tropiezos en vuestra congregación, el mal desaparecerá] 9 de la tierra. No habrá peste [en vuestra tierra.] Porque Dios está con [vosotros y los ángeles santos están en medio de vuestra comunidad. Y su nombre] 10 santo es invocado sobre [vosotros …] 11 […] y en vuestro interior […]

Frag. 4
1[…] 2 […] el Príncipe de la Congregación y todo Is[rael …] 3 […] los Kittim […] 4 […] sobre … […] 5 […] los Kittim. Vacat. […] 6 [… el Prín]cipe de la congragación hasta el mar […] 7 […] delante de Israel en ese tiempo […] 8 […] tomará posición frente a ellos y se dispondrá contra ellos […] 9 […] volverán a tierra seca al tiempo de […] 10 […] lo conducirán […]

Frag. 5
1 [… como dijo] Isaías el Profeta: serán cortados [los más gruesos del] 2 [bosque con el hierro y el Líbano, con su esplendor,] caerá. Saldrá un renuevo del tocón de Jesé […] 3 […] el retoño de David entrará en conflicto con […] 4 […] y le matará el Príncipe de la Congregación, el reto[ño de David …] 5 […] y con heridas. Y un sacerdote ordenará […] 6 […] la destrucción de los Kittim […]

QUMRAN -LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO- 4QDominio del Mal (4Q471)

QUMRAN
LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QDominio del Mal (4Q471)
Texto completo

Por Florentino García Martínez

Aunque la escatología aflora de una forma o de otra en la mayoría de los escritos provenientes de Qumrán, hay una serie de textos dedicados íntegramente a describir o a explorar esa realidad que los textos designan como los “últimos días” o “el final de los tiempos”, una realidad que la comunidad de Qumrán percibía como inmediata (y, de alguna forma, como ya presente) y cuya espera condicionó toda su existencia.


LITERATURA DE CONTENIDO ESCATOLOGICO
4QDominio del Mal (4Q471)
Texto completo

Frag. 1
1[…] de todo lo que […] 2 […] cada uno de su hermano; y de los hijos de […] 3 […] estarán siempre con él y […] 4 […] de cada tribu un hombre 5 […] y de los levitas dos 6 […] y servi[rán…] siempre, cada 7 […] que sea instruidos en las nor[mas… ] 8 […] en sus divisiones […]

Frag. 2
1 […] para el tiempo en que les ordenaste no 2 […] y habéis sido infieles a su alianza 3 [… y di]jistéis: “Luchemos nosotros combates, porque nos salva” 4 [… vuestros hé]roes serán rebajados y no sabrán que él desprecia 5 […] os haréis hombres para la guerra y seréis contados 6 […]… Vacat. Pediréis un juicio justo y el trabajo de 7 […] os exaltaréis. Vacat. Y él escogerá […] al grito de 8 […] os volveréis […] dulce

Frag. 4
1 […] …[…] 2 […]para guardar los testimonios de nuestra alianza […] 3 […] todos sus ejércitos, lento para la ira […] 4 […] y para desanimar sus corazones de toda […] 5 [… es]clavos de tinieblas, pues su juicio […] 6 […] en la impiedad de sus lotes […] 7 […] y para escoger el mal, y para […] 8 […] odia a Dios, y él ha establecido […] 9 […] todo el bien que […] 10 […] el furor de la venganza […]

Frag. 5
1 […] a Dios y para […] 2 […] por siempre. Y nos ha puesto […] 3 [… juz]ga a su pueblo con justicia y a […] 4 […] en todo sus preceptos […] 5 […] para nosotros, en nuestros deslices […]

lunes, 22 de diciembre de 2014

REFLEXIONES SOBRE JESUS: PARTE VI –LOS ENIGMAS DE LA PASION DE JESUS- ¿SUDO SANGRE ANTES DE MORIR?

REFLEXIONES SOBRE JESUS: PARTE VI
 –LOS ENIGMAS DE LA PASION DE JESUS- 
¿SUDO SANGRE ANTES DE MORIR?



Ariel Álvarez Valdés
Nació en Santiago del Estero, Argentina, en 1957. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Facultad Franciscana Bíblica de Jerusalén (Israel) y Doctor en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca. Es miembro de la Asociación Bíblica Italiana y de la Asociación Bíblica Española.
Se dedica a la divulgación de la investigación científica de la Biblia, a través de escritos y conferencias en la Argentina y en el extranjero. Ha publicado más de 200 artículos en revistas de quince países. Sus libros han sido traducidos a once idiomas.

¿Sudó sangre antes de morir?
De los muchos padecimientos que sufrió Jesús durante su pasión, quizás el más impresionante fue el sudor de sangre en el huerto de Getsemaní, horas antes de morir.
El único evangelista que lo cuenta es San Lucas. Según su relato, mientras Jesús rezaba a solas en el huerto, lleno de angustia su sudor se hizo como gotas espesas de sangre. (Lc. 22: 43-44)
Si bien se trata de un hecho científicamente conocido y perfectamente explicado, hoy los biblístas dudan de su historicidad, y se preguntan: ¿en verdad Jesucristo sudó sangre?.

Una antigua ausencia
Hay dos dificultades para su aceptación.
La primera: ¿Quién vio a Jesús sudar sangre aquella noche en el huerto de Getsemaní?. Jesús se hallaba rezando solo, y sus discípulos estaban lejos y además dormidos (Lc. 22: 41-45). ¿Qué testigo ocular presenció las espesas gotas de sangre que brotaban de su cuerpo y caían en tierra?.
La segunda: El texto afirma que su sudor era “como” gotas de sangre, pero no dice que haya “sudado sangre”. El “como” expresa aquí una simple comparación, una manera figurada de hablar.
Pero dejando de lado esas observaciones, la principal dificultad para aceptar la historicidad de este suceso está en que los dos versículos que lo cuentan (es decir, Lc. 22: 43-44) no aparecen en los manuscritos más antiguos del Evangelio de Lucas (llamados Papiro 69 y Papiro 75). Tampoco aparecen en los Códice Vaticano (del año 350), el Códice Sinaítico (del año 350), y el Códice Alejandrino (del año 400). Además, otros manuscritos antiguos del Nuevo Testamento traen el sudor de sangre de Jesús, pero dentro del Evangelio de Mateo (a continuación de Mt. 26: 39) y no en el de Lucas. 
Varios escritores de los primero siglos (como Clemente de Alejandría, Tertuliano, Orígenes, Atanasio y Ambrosio), cuando estudian los detalles de la agonía de Jesús en el Evangelio de Lucas, parecen desconocer el sudor de sangre, como si no figurara en sus Biblias.

Ayuda de manos anónimas
Vemos, pues, que estos dos versículos de Lucas (el del ángel que conforta a Jesús y el del sudor de sangre) forman un pequeño bloque errático, es decir, un breve relato con una información que en los primeros siglos de la era cristiana no termina de ser aceptado unánimemente por la tradición. Por alguna extraña razón, unos manuscritos lo incluyen y otros no, unos códices lo admiten y otros no, unos escritores lo aceptan y otros no.
Los biblístas han elaborado una hipótesis que, de ser cierta, permitiría explicar el misterio de este fragmento del Evangelio lucano.
Según esa hipótesis, la causa por la que estos dos versículos no aparecen en muchos manuscritos se debe a que no pertenecían al evangelista Lucas. Es decir, el libro original que Lucas compuso (alrededor del año 80) no incluía la aparición del ángel, ni el sudor de sangre. Pero hacia el año 150, un escritor anónimo añadió esos dos versículos en algunos manuscritos de Lucas. Pero las versiones más antiguas que sobrevivieron, quedaron sin contar ese detalle.
Surge una pregunta: ¿Por qué un escritor del siglo II querría agregar esos dos versículos al Evangelio de Lucas?
Al parecer, la causa se debió a la aparición de una extraña herejía. A comienzos del siglo II surgió entre los primeros cristianos una corriente extraña de pensamiento, llamada “docetismo”, que negaban la humanidad de Jesús. Los docetistas sostenían que, como Jesús era Dios, no podía tener verdadero cuerpo humano. Los docetistas negaban la posibilidad de que Jesús hubiera sufrido cualquier tipo de dolor físico durante su vida.

Para reafirmar la doctrina
En medio de esta polémica, hacia el año 150, un escritor anónimo, que probablemente se encontraba haciendo una copia del Evangelio de Lucas, decidió agregar aquellos dos versículos del sudor de sangre para reafirmar la doctrina oficial de la Iglesia sobre la humanidad de Jesús.
Pero lo que narraban estos dos versículos añadidos no había sido inventado de la nada por el escriba que los compuso. Existía una antigua tradición que narraba como, durante las horas previas a su muerte, Jesús había experimentado angustia y aflicción. Esa tradición se encuentra hoy en la carta a los Hebreos, donde se dice que en esos momentos Jesús rogó  a Dios y le suplicó “con fuertes gritos y llorando” que lo librara de la muerte (Heb. 5: 7)

Porcentajes de anormalidad
Vemos, pues, como las evidencias externas (es decir, la existencia de antiguos manuscritos de Lucas sin el sudor de sangre) revelan que esos dos versículos no pertenecían a Lucas, y que fueron añadidos más tarde por un escriba anónimo. Esos dos versículos tienen un estilo y una forma de escritura que no son de Lucas. El análisis del vocabulario usado en el relato del sudor de sangre confirma esta hipótesis.
Por ejemplo, la palabra “angustia” (en griego agonía) es una palabra absolutamente extraña para Lucas, que jamás la usa en ninguno de sus dos libros (ni en el Evangelio, ni en los Hechos de los Apóstoles). El término “sudor” (en griego hidrós), tampoco pertenece al vocabulario lucano. El vocablo “gota” (thrómbos), resulta igualmente ajeno a su forma de hablar.
Por lo tanto, estos dos versículos, de 18 palabras, contienen tres que no pertenecen al vocabulario de Lucas.

El ángel mudo
Hay un argumento interno más fuerte aun contra la autenticidad lucana de estos dos versículos: a Jesús se le apareció  “un ángel del cielo”. Pero Lucas, si bien muchas veces menciona a los ángeles, nunca dice que vengan “del cielo”. Se refiere a ellos como el ángel “del Señor” (Lc. 1: 11; 2: 9), o el ángel “de Dios” (Lc. 12: 8), o el ángel “santo” (Hech. 10: 22). Pero un ángel “del cielo” es un personaje insólito para Lucas.
Este es un ángel silencioso y mudo, que solo acompaña y conforta a Jesús, pero no le dice ni una palabra. En cambio los ángeles de Lucas siempre se presentan para transmitir algún mensaje.

Los nervios que desentonan
Lucas nunca presenta a Jesús emocionalmente angustiado durante su pasión, siempre lo muestra sereno y tranquilo. Una simple comparación con el Evangelio de Marcos, que Lucas usó como fuente de su relato, bastará para tener una idea.
Marcos cuenta que Jesús estaba “triste hasta la muerte” (Mc. 14: 34), mientras que Lucas lo omite. También omite que “comenzó a sentir horror y angustia” (Mc. 14: 33). Y en vez de decir que Jesús “cayó en tierra y suplicaba” (Mc. 14: 35), escribe que “se puso de rodillas a rezar” (Lc. 22: 41).
Lucas nunca presenta a Jesús desbordado por las circunstancias, sino siempre en dominio de la situación y de sus emociones.
En el Evangelio de Lucas, Jesús siempre está sereno, tranquilo e imperturbable a lo largo de toda su Pasión. El único pasaje que desentona y no encaja con esta visión es justamente el del sudor de sangre, pues describe a un Jesús aterrorizado, que suda de miedo, y necesita que baje un ángel del cielo para calmarlo y ayudarlo a enfrentar su turbación. Se trata, ciertamente, de dos versículos que no proceden de la mano de San Lucas.

Un sudor elocuente
El relato que lo cuenta, y que se halla únicamente en el Evangelio de Lucas, no pertenece a este evangelista sino a una mano anónima posterior, que lo añadió varios años después de su composición. Algo similar ocurre con otros pasajes evangélicos, como el relato de la adultera (Jn. 8: 1-11) que no lo escribió San Juan, o el pasaje de las apariciones de Jesús resucitado (Mc. 16: 9-20) que no lo escribió San Marcos.
Pero la imagen de Jesús que resulta de este breve añadido posterior es de extraordinaria importancia para los lectores.  La intención que el autor quiso subrayar es la naturaleza humana de Jesús. Quiso mostrar como él, siendo Dios y viviendo en el cielo, se hizo plenamente hombre para salvar a los hombres.

martes, 9 de diciembre de 2014

REFLEXIONES SOBRE JESUS: PARTE V –LOS ENIGMAS DE LA PASION DE JESUS- ¿QUIEN ERA EL DISCIPULO AMADO?

REFLEXIONES SOBRE JESUS: PARTE V
 –LOS ENIGMAS DE LA PASION DE JESUS- 
¿QUIEN ERA EL DISCIPULO AMADO?


Ariel Álvarez Valdés

Nació en Santiago del Estero, Argentina, en 1957. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Facultad Franciscana Bíblica de Jerusalén (Israel) y Doctor en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca. Es miembro de la Asociación Bíblica Italiana y de la Asociación Bíblica Española.
Se dedica a la divulgación de la investigación científica de la Biblia, a través de escritos y conferencias en la Argentina y en el extranjero. Ha publicado más de 200 artículos en revistas de quince países. Sus libros han sido traducidos a once idiomas.


¿Quién era el discípulo amado de Jesús?
Según el Evangelio, Jesús eligió a doce apóstoles. El único evangelista que no transcribe la lista de los apóstoles es Juan.

El innominado
Pero además de estos hombres aparece en el cuarto Evangelio un misterioso personaje. Se trata de alguien muy cercano al Maestro, que comparte con él sus momentos más íntimos, que figura hasta en los últimos versículos del Evangelio, pero cuyo nombre no viene jamás mencionado. Simplemente se los designa como “el Discípulo Amado”.

Ningún otro Evangelio alude a su presencia o existencia.
La primer vez que lo vemos aparecer es en la ultima cena (Jn 13: 23-26), Cuando reclina su cabeza sobre el pecho de Jesús, y éste le revela en privado quién lo estaba por traicionar. 
Luego se lo vuelve a mencionar cuando Jesús está agonizando en la cruz (Jn. 19: 25-27). Allí el Discípulo Amado es el único de los apóstoles que se encuentra a su lado y recibe de Jesús el encargo de tomar a la madre del señor como su propia madre.
La tercera vez que aparece es el domingo de Pascua, cuando se difundió la noticia de que había desaparecido el cadáver de Jesús. El Discípulo Amado, entonces, corre hasta el sepulcro, y al verlo vacio cree en la resurrección del Señor.
Al final ya del Evangelio (Jn. 21: 7), el discípulo al que Jesús amaba se encuentra pescando en una barca junto con Simón Pedro y los otros discípulos. Cuando aparece Jesús resucitado de pie en la orilla, es el único que lo reconoce, y se lo dice a Pedro.
El quinto episodio lo muestra al Discípulo Amado siguiendo de atrás y muy cerca a Pedro y Jesús, y sobre el profetisa el Señor diciendo que es capaz de hacerlo permanecer en este mundo hasta su segunda venida (Jn. 21: 20-23).
El último dato que tenemos sobre su persona es que el constituye la fuente de información de las cosas que han sido narradas en el Evangelio (Jn. 21: 24).
En total se cuentan seis apariciones de este extraño personaje, de quien no se nos da absolutamente ninguna información, ni como fue llamado, ni su patria, ni su familia, ni su profesión, ni su temperamento, sino únicamente que contaba con el particular privilegio de ser especialmente amado por Jesús.

Una propuesta con causa
Quien es este enigmático discípulo?. Es uno de los doce Apóstoles?, se trata de algún otro seguidor del Señor?.
Los estudiosos de la Biblia y la opiniones de los exegetas se han divido al respecto.
Un grupo supone que se trata de Lázaro, es el único personaje masculino del cual se dice que Jesús lo amaba, el Discípulo Amado aparece sólo después de la resurrección de Lázaro.
Pero es inadmisible que, de una misma persona, a veces se hable anónimamente (Discípulo Amado) y otras veces con su nombre (Lázaro) sin advertirnos que es la misma persona.
Además, el Discípulo Amado estuvo en la última cena reclinando su cabeza en el pecho de Jesús. Y sabemos por Mateo (Mt. 26: 20) que de ella participaron solamente los doce apóstoles, a los cuales no pertenecía Lázaro. Por lo tanto, se hace difícil defender esta solución.

Otros rechazados
Otro candidato sugerido es el joven rico, pero no parece probable que el discípulo al que tanto amaba Jesús sea precisamente el único que en todo el Evangelio rechazó la invitación de seguir al Señor.
También ha sido propuesto Natanael, aquel discípulo de quien  Jesús dijo que era “un autentico israelita en quien no hay engaño” (Jn. 1: 47), el principal obstáculo para aceptarlo es que sólo San Juan lo menciona, y ninguno de los otros tres Evangelios habla de él; ni siquiera saben que haya existido un discípulo llamado Natanael.

Las sugerencias unánimes: Juan
La que mas pesos parece tener en la aceptación popular es la que sostiene que el Discípulo Amado es el apóstol Juan, está avalada por una antiquísima tradición. Ya en el siglo II San Irineo afirmaba que Juan, el discípulo del Señor que se reclino sobre el pecho, escribió el cuarto Evangelio. Ninguna otra hipótesis cuenta con una tradición de tanta antigüedad.
Esta hipótesis parece corroborada por un detalle curioso del cuarto Evangelio: es el único que no nombra nunca al apóstol Juan.
Esto ha sido interpretado como que el mismo autor, Juan, el Discípulo Amado, por modestia y humildad ha querido callar su nombre, a fin de no poner en evidencia ante los demás esta predilección especial del Maestro por él. Además nos consta que Juan pertenecía al grupo de los tres preferidos de Jesús (junto con Pedro y Santiago), no es extraño que de entre ellos Jesús hubiera privilegiado a uno: Juan.

Cuando la hipótesis hace agua
Sin embargo a estas afirmaciones e indicios se oponen algunos argumentos que llevan a cuestionar la figura del apóstol Juan.
En primer lugar, si Juan, el mismo autor del Evangelio, es el Discípulo Amado, ¿habría sido tan soberbio de llamarse a sí mismo “el amado” de Jesús
Pero lo que más desaconseja identificar al apóstol Juan con el Discípulo Amado es la diferencia de carácter que encontramos entre ambos personajes.
Juan aparece en los Evangelios como un  hombre ambicioso, de temperamento explosivo, con un corazón intolerante. Tan violento, que estaba dispuesto a hacer desaparecer una aldea samaritana con fuego del cielo porque no los quisieron recibir cuando iban camino a Jerusalén (Lc. 9: 54). Tan ambicioso, que pidió ocupar junto con su hermano los primero puestos en el reino que Jesús estaba por fundar (Mc. 10: 35-37). Tan exclusivista, que una vez prohibió a alguien curar a un enfermo en el nombre de Jesús porque no pertenecía a su grupo, lo que le valió una reprensión de Jesús (Mc. 9:38).
En cambio en los relatos del Evangelio la figura del Discípulo Amado aparece como la figura ideal, perfecta, ubicada, modelo de discípulo. Es el único de los apóstoles del Señor que nunca aparece fuera de lugar, ni es reprendido por Jesús.
Esto último es lo que nos termina de convencer de que no se trata de Juan. Y tampoco de ninguno de los demás discípulos conocidos. Es demasiado perfecto, demasiado brillante. Cumple siempre una actuación tan correcta y virtuosa que no parece ser alguien real del círculo de Jesús.

La mejor solución
El Discípulo Amado, así como está relatado en el Evangelio, no existió. Las escenas en la que aparece no son históricas, sino idealizadas, como un símbolo de lo que debería ser todo discípulo, todo seguidor de Jesús.
El autor del cuarto Evangelio, pues, al presentar la figura del discípulo al que Jesús amaba no intentó presentar una persona historia, ni quiso retratarse a sí mismo, sino a todos aquellos que a lo largo de la historia se esfuerzan por vivir como el Maestro ordenó. Ellos son los amados de Jesús.
El Evangelio ofrece, en la presentación de este discípulo, un personaje sin rostro, anónimo.