"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

sábado, 18 de agosto de 2012

MITOS HEBREOS -LA VIOLACION DE DINA-


MITOS HEBREOS 
LA VIOLACIÓN DE DINA

POR ROBERT GRAVES y RAPHAEL PATAI


Cuando Lía, después de dar a luz seis hijos, concibió por séptima vez, compadeció a su estéril hermana Raquel y rogó: "¡Oh, Señor, permite que esta sea una hija, para que mi hermana Raquel no vuelva a ponerse celosa!" Entonces Dios hizo que el hijo de Lía en vez de varón fuese hembra y le dijo: "Porque te has compadecido de tu hermana Raquel le concederé a ella un h i j o ' . Así Lía dio a luz a Dina y Raquel a José.
Jacob temía que Esaú deseara casarse con Dina, como era su derecho avuncular, y en consecuencia la mantuvo oculta en un arca durante la reunión en Majanaim. Dios le reprochó a Jacob eso y le dijo: "Puesto que has obrado sin caridad con tu hermano Esaú, Dina dará hijos a Job, el uzzita, que no es pariente tuyo. Además, puesto que has desairado a un hijo circunciso de Abraham, ella dará su virginidad a un cananeo incircunciso; y puesto que le has negado a ella su himeneo legal, la tomarán ilegalmente".
Dina era modesta y respetuosa y nunca salía de la tienda de Lía sin permiso. Pero un día, mientras Jacob apacentaba a sus rebaños, en las cercanías del monte Efraím, un príncipe llamado Siquem, el primogénito del jorreo Jamor, llevó unas muchachas para que bailaran y tocaran tambores cerca del campamento israelita.
Dina presenciaba el espectáculo, y Siquem, enamorado de ella, la llevó a su casa, se acostó con ella y la violó. Jacob se enteró de la deshonra de Dina durante la ausencia de sus hijos y no hizo nada hasta que regresaron. El hecho de que Siquem había tratado a Dina como una ramera los llenó de ira. Pero los hermanos encubrieron su ira cuando llegó Jamor y, en nombre de Siquem, pidió la mano de Dina en casamiento y les dijo: "Siquem, mi hijo, está prendado de vuestra h i j a; dádsela, os ruego, por mujer; haced alianza con nosotros; dadnos vuestras hijas y tomad las nuestras para vosotros, y habitad con nosotros".
Jacob dejó que los hijos de Lía arreglasen el asunto. Éstos respondieron a Siquem y su padre dolosamente: "No podemos hacer eso de dar nuestra hermana a un incircunciso, porque eso sería para nosotros una afrenta. Sólo podríamos venir en ello con esta condición: que seáis como nosotros y se circunciden todos vuestros varones. Entonces os daríamos nuestras hijas y tomaríamos las vuestras, y habitaríamos juntos, y seríamos un solo pueblo".
Jamor consultó con los principales de Siquem, quienes convinieron en que todos los varones de la ciudad serían circuncidados inmediatamente. Tres días después, cuando los miembros de los siquemitas estaban inflamados, Simeón y Levi, los hermanos de padre y madre de Dina, entraron secretamente en la ciudad, espada en mano, y dieron muerte a Jamor, Siquem y todos sus súbditos postrados en cama, y se llevaron a Dina. Los otros hijos de Jacob los siguieron de cerca.
Saquearon las casas de Siquem, se llevaron las ovejas, vacas y asnos que encontraron en sus campos y esclavizaron a las mujeres y los niños. Jacob exclamó indignado: "¡Me habéis hecho odioso a los ojos de todos los hivitas, perizzitas y amorreos! Ahora se unirán para destruirnos". Pero Simeón y Levi preguntaron:
"¿Podíamos permitir que nuestra hermana fuese tratada como una ramera?".
Algunos dicen que, aunque fueron circuncisos seiscientos cuarenta y cinco hombres y doscientos setenta y seis niños siquemitas, a Jamor le advirtieron sus ancianos tíos y su padre Jadkam, hijo de Fares, que esa infracción de la costumbre ofendería a toda Canaán y que reclutarían un ejército para castigar tal impiedad.
Jamor explicó que había aceptado la circuncisión sólo para engañar a los hijos de Jacob; en el banquete de boda, cuando los israelitas estuvieran embriagados y descuidados, él daría la señal para que los mataran. Dina envió secretamente a su sierva para que comunicara a Simeón y Levi el plan de Jamor.
Ellos juraron que en la siguiente noche ningún hombre quedaría vivo en Siquem y atacaron la ciudad al amanecer. Aunque les resistieron veinte temerarios siquemitas que habían eludido la circuncisión, mataron a dieciocho y los otros dos corrieron a ocultarse en un pozo de betún.
Los amorreos aliados de Jamor, al oír el lejano fragor de la batalla, corrieron a Siquem y cerraron las puertas de la ciudad para que los otros hijos de Jacob no pudieran reforzar a Simeón y Levi. Pero Judá escaló la muralla, se arrojó sobre los enemigos y mató a muchos de ellos. Rubén, Isacar, Gad y los demás derribaron la puerta y se introdujeron en la ciudad sembrando la muerte a diestra y siniestra. Todos juntos mataron a todos los hombres de Siquem y a trescientas esposas enfurecidas que les arrojaban piedras y baldosas desde las azoteas. La sangre corría como un río por las calles de la ciudad. Un segundo ejército de amorreos y faresitas avanzó a través de la llanura. Jacob tomó la espada y el arco, se apostó en las puertas y gritando "¿Caerán mis hijos en poder de esos gentiles?" se lanzó contra los enemigos y los segó como un segador el trigo. Pronto terminó todo.
Los hijos de Jacob se repartieron el botín, incluyendo numerosos siervos y niños, así como ochenta y cinco vírgenes, con una de las cuales, llamada Boná, se casó Simeón.
Otros dicen que Jamor había dado a Dina permiso para que volviera a su familia, pero que ella no quiso abandonar la casa de Siquem ni siquiera después de la matanza, y preguntó sollozando: "¿Cómo puedo atreverme a mostrar mi rostro entre mis parientes?" Solamente cuando Simeón le juró que se casaría con ella se decidió a acompañarlo.
Dina estaba ya embarazada por Siquem y dio a éste una hija postuma.
Sus hermanos deseaban matar a la niña, como exigía la costumbre, para que ningún cananeo pudiera decir: "¡Las doncellas de Israel no tienen vergüenza!" Pero Jacob los contuvo, colgó del cuello de su nieta un disco de plata en el que estaban grabadas las palabras "Consagrada a Dios" y la dejó bajo un espino, por lo que la llamaron Asenat. Ese mismo día Miguel, en la forma de un águila, voló con Asenat a On en Egipto y allí la dejó junto al altar de Dios. El sacerdote, llamado Putifar, viendo que su esposa era estéril, crió a Asenat como si fuera su propia hija.
Muchos años después, cuando José salvó a Egipto del hambre y recorrió el país, las mujeres le arrojaban ofrendas de agradecimiento.
Entre ellas se hallaba Asenat, quien, como no tenía otra cosa que ofrecerle, arrojó a José su disco de plata, que él cogió al vuelo. Reconoció la inscripción y, seguro de que tenía que ser su sobrina, se casó con ella.
Cuando José perdonó a sus hermanos y los envió de vuelta a Canaán, entre los presentes que les hizo figuraban vestidos bordados y gran cantidad de mirra, áloe, ungüentos y cosméticos para Dina, quien era ahora no sólo su hermana y su suegra, sino también su cuñada, pues se había casado con Simeón y le había dado un hijo llamado Saúl.
Dina murió en Egipto. Simeón llevó sus huesos a Canaán y los enterró en Arbel, donde se ve todavía su tumba. Pero otros dicen que Simeón se divorció de Dina, y ésta fue luego la segunda esposa de Job, cuando Dios le devolvió la prosperidad- Job engendró con ella siete hijos y tres hijas.

14 comentarios:

  1. Me parece muy interesante, excepto lo de que Dina se caso con Simeón, lo cual me parece bastante improbable, puesto que eran hermanos de padre y madre y dudo que Jacob consintiera tal cosa, Abraham y Sara eran hermanos, pero solo de padre.
    Lo que yo creo es que Asenat hija de Dina se casó con José y Dina posteriormente se casó con Job Uzita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allan: es mitologí no historia. La biblia no es histórica.

      Eliminar
    2. Eso no es verdad. La Biblia es historica y no hay nada que pruebe lo contrario.

      Eliminar
    3. Eso no es verdad. La Biblia es historica y no hay nada que pruebe lo contrario.

      Eliminar
    4. ES OBVIO QUE TODO AQUEL O AQUELLA QUE NO SABE NADA DE JUDAÌSMO,NI DE SU LITERATURA Y DE LOS ESCRITOS QUE DEJARON LOS SABIOS JUDÌOS.PUES..NO ENTENDERÀN ESTE TIPO DE RELATOS..ASI QUE NO CAIGAN EN EL ERROR DE "ETIQUETAR" COMO 'MITO' ALGO QUE EL JUDAÌSMO LLEVA MUCHOS SIGLOS CONOCIENDO..AHORA,QUE EL RESTO DELMUNSO IGNIORE ESTA HISTORIA,NO LES DAS EL DERECHO DE PONER EN DUDA ESTE ESCRITO..MUCHO MENOS LA HISTORIA DE DINAH Y DE TODOS LOS PERSONAJES DE LA BIBLIA...."ESCUDRIÑEN" LAS ESCRITURAS,NO SOLO LA LEAN..ESCUDRINENLA!!

      Eliminar
    5. no digan mamadas!!!!! Sabian ustedes que todo lo que dice en la biblia no es verdad, que la iglesia se ha encargado de hacernos creer esas cosas x no decir la verdad, como la de jesus que tuvo hijos con maria magdalena, hay que investigar más señores y no creer todo lo que el vaticano quiere que creamos.....

      Eliminar
    6. No es tan improbable tomando en cuenta que el relato se sitúa antes de la Ley de Moisés y la prohibición de "descubrir la desnudez de tu hermana".
      Y pues, no, no son libros históricos, ni el Tanaj ni el nuevo testamento. Fueron recopilados con propósitos específicos; el primero para legitimar la invasión y limpieza religiosa en Canaan luego del exilio en Babilonia, y el segundo cuando el Imperio Romano decidió que el cristianismo sería la religión oficial, y creó la Iglesia Católica.

      Eliminar
    7. Para los que dicen que la biblia no es historica estan totalmente equivocados, si lo es sencillo todo lo que fue antes de ti se convierte en historia y muchoo mas si se quedo plasmado en un papel o documento. La gran diferencia de la biblia es que para el cristiano es como nuestro arbol genealogico que nos relata todo lo andado por jehova para poder salvar su estirpe que somos nosotros de la corrupccion del mundo ganado sus almas. Nada de malo tiene que se clasifique como historia porque en realidad lo es y Jesus fue el hombre mas poderoso de esa historia porque vino a revolucionar la ley de Moises y la ley de los Fariseos. Dios los bendiga.

      Eliminar
  2. Fue esposa de job el gran sievo de Dios

    ResponderEliminar
  3. Es interesante el relato ,sin embargo creo que la biblia a sido manipulada en sus muchas traducciones y el sentido de la historia como que no encaja mucho en algunas cosas ,pero el sentido comun y la logica ayudan un poco para imaginar lo que pudo haber pasado en realidad ....

    Igual me encanta leer las escrituras ...

    ResponderEliminar
  4. El antiguo testamento para los cristianos, es un compendio de odio, asesinatos, incestos , venganzas crueles, engaños, genocidios etc. Un Dios vengativo y cruel, no de amor, en fin como para no creer.
    Ser "buenos" por miedo al castigo divino y no por amor, me parece horrible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros que componen el Antiguo Testamento se escribieron en tantas épocas distintas que algunos son increíblemente diferentes entre sí. Se ve como va cambiando la imagen que tienen de Dios a medida que pasa el tiempo, como en una época muy belicosa (Jueces, Samuel, etc.) es un Dios que les da la victoria en el campo de batalla, en otra es un dador de leyes y normas morales, en otra premia y castiga según tus actos, hasta llegar a la imagen cristiana dual del Dios bueno contra el demonio malvado. Lo que se cuenta de Dios en cada libro es un reflejo de la sociedad de época en que éste fue escrito.

      Eliminar
    2. Los libros que componen el Antiguo Testamento se escribieron en tantas épocas distintas que algunos son increíblemente diferentes entre sí. Se ve como va cambiando la imagen que tienen de Dios a medida que pasa el tiempo, como en una época muy belicosa (Jueces, Samuel, etc.) es un Dios que les da la victoria en el campo de batalla, en otra es un dador de leyes y normas morales, en otra premia y castiga según tus actos, hasta llegar a la imagen cristiana dual del Dios bueno contra el demonio malvado. Lo que se cuenta de Dios en cada libro es un reflejo de la sociedad de época en que éste fue escrito.

      Eliminar