"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

viernes, 4 de junio de 2010

MITOLOGIA -HERCULES Y ONFALIA-

MITOLOGIA
Hércules esclavo de la bella Onfalia


En su infancia, el rey de Ecalia le enseño a usar el arco. Ahora lo acusa de robarle el ganado. Hércules tiene que huir, para no usar de su fuerza contra el antiguo maestro.
Sin embargo, Ifito, hijo del soberano, sale al encuentro del héroe. Y al enfrentarse con el encuentra la muerte.
El crimen pide explicación. Hércules lleva a su amada Deyanira a la corte de Ceyx, en Traquinia, y después toma el camino de Delfos: va a buscar en la Pitonisa la revelación de la voluntad del dios, que lo llevará a alcanzar el perdón.
La Pitonisa, desgraciadamente, se niega a atenderlo. El héroe deberá conservar su culpa y cargar con ella por el resto de su vida.
Irritado, poseído por la locura que le envía Juno como constante tormento, Hércules destruye el santuario y arrebata a la sacerdotisa, que lleva a otro lugar.
Apolo, celoso de su Pitonisa, ve todo y, sin contener su furor, desciende a la tierra. Se traba en lucha feroz con el mortal.
Pero, desde lo alto del Olimpo, Júpiter también ve el combate. También se lanza desde su morada divina en medio de los varones. Y separa a los luchadores con su incontestable autoridad. Los hace disculparse mutuamente. Y obliga a Apolo a revelar al héroe el camino de la purificación que aquél se había negado a inspirar en su sacerdotisa.
Hércules deberá venderse como esclavo: tal es la sentencia del dios. Y durante tres años permanecerá en esa trágica condición. El dinero de la venta será enviado al rey de Ecalia, en compensación por la muerte de su hijo.
Bella, ociosa, reina, Onfalia compra al hijo de Júpiter. Lo lleva consigo a Lidia, su dominio. Lo humilla. Lo despoja de si mismo, de su personalidad.
La esclavitud penetra el alma del héroe como una enfermedad. Lo lleva a trabajar la tierra. A pastorear los rebaños. A combatir a los enemigos de Onfalia como si fueran propios. A vestirse de mujer y, con gestos desmañados, manejar la rueca e hilar la lana. Y, lo que es peor, a amar a su dueña, con una pasión hecha de agonía y de debilidad.
Pero los tres años de cautiverio tienen fin cierto día. La libertad esperada es dolorosa. Sufriendo, Hércules se despide de Onfalia, y parte. Lo anima el deseo de venganza.
En una guerra sangrienta sitia a Ecalia, invade el palacio real, mata a Éurito y a todos sus descendientes. Y se apodera de Iole, la viuda del enemigo. Está vengado.

1 comentario:

  1. Te felicito por el blog, es muy bueno y hay textos muy interesantes que aun no conocia.
    Te he mandado por correo textos que me parecen también muy interesantes y que aun no los he visto en el blog. Posiblemente ya los conozcas, pero aun no te ha dado tiempo a subirlos. De todas formas miralos y si te parecen interesantes ponlos en el blog.
    son textos apócrifos de judas y los egipcios, también acerca del Mahabarata y el Ramayana que hablan sobre los vimanas.
    saludos

    ResponderEliminar