"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

sábado, 29 de mayo de 2010

MITOLOGIA -HERCULES COMETE EL PRIMER CRIMEN-

MITOLOGIA
Hércules comete el primer crimen


Anfitrión se resiste durante algún tiempo, pero acaba por aceptar a Hércules como hijo. Y empieza a quererlo tanto como a Ificlés.
Para educarlo, lo confía al maestro Lino, músico que trata de enseñarle las nociones fundamentales de letra y melodía.
El discípulo, desde las primeras lecciones, se muestra inquieto y rebelde. Hércules no soporta la autoridad del profesor. Quiere saber más que él.
Las reprimendas de Lino aumentan cada día. La irritación de Hércules se manifiesta cada vez mas intensa. Hasta que, en una clase fatal para Lino y su rebelde alumno, Hércules se enfurece ante una reprensión del maestro. Discuten. El niño toma la lira y la arroja con fuerza a la cabeza de Lino. Mudo de pánico ante la locura que acaba de cometer, observa el rostro inmóvil del maestro. Está muerto.
El hijo de Júpiter empieza a seguir su destino trágico. Llevado a juicio ante un severo tribunal, que intenta condenarlo de todas las maneras, el niño no parece un niño. Se defiende en forma brillante, como un verdadero juez de sí mismo.
Y consigue la absolución debido a lo inintencional del crimen cometido. Pero el remordimiento persiste, aunque, con el tiempo, irá arrancando lentamente de su alma el recuerdo de aquella brutalidad inútil.
Pero Anfitrión teme nuevos accesos de su furia. Envía al niño al campo, confiándole la tarea de guardar los rebaños y para que allí complete su educación. Éurito, rey de Ecalia, lo adiestra en el uso del arco (aunque más tarde será su enemigo). Cástor, hijo de Júpiter, lo adiestra en el arte de la esgrima. Eumolpo continúa instruyéndolo en música. Y el propio Anfitrión le enseña a conducir el carro.
El héroe crece en el campo, aprende y es feliz. Durante mucho tiempo su vida sigue siendo tranquila.
Pero la madurez lo espera muy pronto, y está llena de violencia, gloria y sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario