"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

domingo, 2 de mayo de 2010

PARALIPOMENOS DE JEREMIAS - apócrifo -

PARALIPOMENOS DE JEREMIAS
(apócrifo)


El AUTOR
El autor de ParJr --dejando aparte la historia de la visión mesiánica de Jeremías y su lapidación (9,l1ss), obra de un cristiano es
un judío palestinense (G. Delling, J. Licht). J. R. Harris precisa más, indicando que era de Jerusalén, pues conoce muy bien la topografía de
la ciudad (pp. 12s).
Su judaísmo se manifiesta, por ejemplo, en la prohibición de matrimonios con mujeres extranjeras (cap. 8). Existen, sin embargo, interpolaciones cristianas, debido a que el escrito original judío fue apropiado y reelaborado por un redactor cristiano con la intención de ocultar su carácter judío (K. Koh1er, pp. 407s y 413s). Pese a ello, la utilización de leyendas haggádicas, así como la esperanza mesiánica judía y la animadversión contra los samaritanos le confieren un espíritu nacionalista inequívocamente judío (ibíd.).
No coinciden con este punto de vista ni G. Delling (p. 72), que ignora la existencia de interpolaciones y considera que ParJr, hasta
9,10, es obra de un único redactor judío, ni J. R. Harris (p. 12), que confiere a la redacción original del libro un carácter cristiano: el autor,
según él, era un judeocristiano residente en Jerusalén.
La opinión más segura parece ser la intermedia entre estos dos extremos: obra originalmente judía hecha suya por los cristianos, quienes
reelaboraron, en mayor o menor grado, el material a su disposición y añadieron el episodio final (9,11-32).

FECHA DE COMPOSICION
Como fecha de composición se ha llegado a proponer ,el s. III – IV después de Cristo pero las alusiones a la Caída de Jerusalén sugieren
una época comprendida entre el año 70 d. C. y los aledaños de la segunda guerra judía (así, A. M. Denis, p. 74). .
La fecha propuesta por J. R. Harris (año 136 d. C., es decir año 70 más los sesenta y seis años del sueño de Abemelec) es demasiado
precisa y depende de su hipótesis sobre la composición de la obra, nacida, según él, a raíz del edicto de Adriano contra los rebeldes judios
y redactada por un judeocristiano. Sin embargo, la ausencia de alusión a las persecuciones no se explica en un cristiano, a la vez que un Judío habría hablado de la rebelión de Bar Kokba. Añadiendo a estos argumentos el hecho de que no hay ejemplo de libro judío. que .haya pasado a la cristiandad después del año 132 d. C., G. D. Kl1patrlck (p. 141) establece este año como terminus ad quem, El libro, según él, habría sido compuesto en hebreo (cf § IlI) entre los años 70 y 130 d. C., traducido posteriormente al griego y apropiado por la cristiandad antes del año 132 d. C.
Basándose en ParJr 3,14, K. Kohler (p. 409) indica que la designación anacrónica de «viña de Agripa» es la clave para asegurar la fecha
del autor: no puede haber vivido mucho después de la destrucción del segundo templo, cuando el lugar llevaba todavía el nombre de este rey, con toda probabilidad Agripa 1 .
Para G. Delling, finalmente, la composición puede fijarse hacia el primer tercio del s. II d. C.


TEXTO DE
PARALIPOMENOS DE JEREMIAS


Dios anuncia a Jeremías la destrucción de Jerusalén
1 1 Cuando los hijos de Israel fueron llevados en cautiverio por el rey de los caldeos, sucedió que habló Dios a Jeremías: «Jeremías, mi
elegido, levántate y sal de esta ciudad, tú y Baruc; pues voy a destruir1a a causa de la multitud de los pecados de quienes habitan en ella. 2 Vuestras oraciones, ciertamente, son como pilar bien asentado en medio de ella y como muro indestructible en torno suyo. 3 Ahora, pues, levantaos' y salid antes de que el ejército de los caldeos la rodee» .... ' Jeremías respondió diciendo: «Te suplico, Señor, me concedas a mí, tu siervo, hablar en tu presencia». 5 Respondióle el Señor: «Habla, mi elegido Jeremías». 6 Habló Jeremías: «Señor Todopoderoso, ¿vas a entregar la ciudad elegida en manos de los caldeos para que se vanaglorie el rey con la multitud de su pueblo y diga: 'He prevalecido sobre la sagrada ciudad de Dios'? 7 jNo, mi Señor! Pero si es voluntad tuya, sea aniquilada por tus manos». 8 Y dijo el Señor a Jeremías: «Puesto que tú eres mi elegido, levántate y sal de esta ciudad, tú y Baruc, ya que voy a destruirla por la multitud de los pecados de quienes habitan en ella. 9 Pues ni el rey ni su ejército podrán entrar en ella si yo no abro primero sus puertas. 10 Así, pues, levántate, ve hacia Baruc y dale a conocer estas palabras. 11 Y a la hora sexta de la noche levantaos e id a los muros de la ciudad, y os mostraré que si yo no aniquilo primero la ciudad no podrán entrar en ella». 12 Una vez que hubo dicho esto, el Señor se apartó de Jeremías.

Jeremías informa a Baruc
2 1 Entonces Jeremías corrió a anunciar esto a Baruc, y, una vez llegados al templo de Dios, rasgó Jeremías sus vestiduras, puso polvo
sobre su cabeza y entró en el santuario de Dios. 2 Al verlo Baruc con polvo esparcido sobre su cabeza y sus vestiduras rasgadas, gritó en alta voz diciendo: «Padre Jeremías, ¿qué te pasa, o qué pecado ha cometido el pueblo?». 3 (Porque siempre que el pueblo pecaba Jeremías esparcía polvo sobre su cabeza y rezaba por el pueblo hasta que le fuera perdonado el pecado). 4 Por eso le preguntó Baruc diciendo: «Padre, ¿qué es esto?». 5 Jeremías le respondió: «¡Guárdate de rasgar tus vestiduras! Por el contrario, rasguemos más bien nuestros corazones. Y no saquemos agua para echarla en los abrevaderos, sino lloremos y llenémoslos de lágrimas, porque el Señor no va a tener compasión de este pueblo».
6 Y dijo Baruc: «Padre Jeremías, ¿qué ha sucedido?». 7 Respondió Jeremías: «Dios entrega la ciudad a manos del rey de los caldeas para que lleve al pueblo cautivo a Babilonia». 8 Al oír esto Baruc, rasgó también él sus vestiduras y preguntó: «Padre Jeremías, ¿quién te ha dado a conocer esto?». 9 Y Jeremías le dijo: «Espera un rato conmigo, hasta la hora sexta de la noche, para que sepas que esta palabra es verdadera».
lO Así, pues, permanecieron ambos en el santuario llorando; y sus vestiduras estaban rasgadas.

Instrucciones de Dios a Jeremías. Súplica por Abimelec
3 1Y cuando llegó la hora de la noche, fueron juntos hasta los muros de la ciudad Jeremías y Baruc, como había dicho el Señor a Jeremías.
2 Y he aquí que se produjo un sonido de trompetas; salieron ángeles del clelo empuñando antorchas en sus manos y se situaron sobre los. muros de la ciudad. 3 Jeremías y Baruc, al verlos, rompieron a llorar diciendo: «¡Ahora sabemos que es verdadera la palabra!». 4 Jeremías
entonces suplicó a los ángeles diciendo: «Os suplico que la ciudad no sea todavía destruida, hasta que yo diga algo al Señor». s Habló el Señor a los ángeles diciendo: «No destruyáis la ciudad hasta que hable a mi elegido Jeremías». 6 Entonces Jeremías habló, diciendo: «Te lo ruego, Señor, permíteme hablar en tu presencia». 7 Repuso el Señor: «Habla, mi elegido Jeremías». 8 Y Jeremías dijo: «He aquí que ahora, Señor, sabemos que vas a entregar la ciudad en manos de sus enemigos y van a llevarse al pueblo a Babilonia. 9 ¿Qué quieres que haga con los santos utensilios litúrgicos?». lO El Señor le dijo: «Cógelos y confíalos a la tierra, diciendo:
'Escucha, tierra, la voz de tu creador,
que te formó en la abundancia de las aguas,
que te selló con siete sellos por siete épocas,
para después recibir la lozanía de tu juventud.
11 Guarda los utensilios litúrgicos hasta la llegada del Amado'».
12 Habló entonces Jeremías: «Por favor, Señor, muéstrame qué puedo hacer por Abimelec el etíope, que practicó muchas obras buenas con
tu siervo Jeremías; 13 pues él me sacó de la cisterna de lodo y no deseo que vea la destrucción y desolación de esta ciudad, sino que tengas compasión de él y no se vea afligido». 14 Y dijo el Señor a Jeremías: «Envíalo a la viña de Agripa, y a la sombra del monte yo le protegeré hasta que yo haga que el pueblo retorne a la ciudad. 15 En cuanto a ti, Jeremías, parte con tu pueblo hacia Babilonia y permanece con ellos anunciándoles buenas nuevas hasta que yo los haga volver a la ciudad. 16 Pero deja a Baruc aquí hasta que hable con él». 17 Tras haber dicho esto, el Señor se apartó de Jeremías y subió al cielo.
18 Entonces Jeremías y Baruc entraron en el santuario y, tomando los utensilios litúrgicos, los confiaron a la tierra, conforme les había dicho el Señor. 19 Y al punto los devoró la tierra. :20 Ambos se sentaron y echáronse a llorar. 21 Llegado el amanecer, Jeremías envió a Abimelec
diciendo: «Coge la cesta, parte hacia la finca de Agripa por el camino de la montaña, trae unos pocos higos y entrégalos a los enfermos del
pueblo, pues el favor del Señor está sobre ti y su gloria sobre tu cabeza». 22 Tras decir esto, Jeremías le despidió; y Abimelec marchó según le había dicho.

Toma de Jerusalén por los caldeos
4 1 Y he aquí que, llegado el amanecer, el ejército de los caldeas rodeó la ciudad. 2 Y el gran ángel hizo sonar la trompeta, diciendo:
«¡Entrad en la ciudad, ejército de los caldeas, pues he aquí que os ha sido abierta la puerta! 3 ¡Entre, pues, el rey con su multitud y tome
cautivo a todo el pueblo!». 4 Jeremías, entonces, tomó las llaves del templo, salió fuera de la ciudad y las arrojó ante el sol, diciendo: «A ti te
hablo, sol, toma las llaves del templo de Dios y guárdalas hasta el día en que te pregunte el Señor por ellas. 5 Pues nosotros no hemos sido
hallados dignos de guardarlas, ya que hemos resultado guardianes infieles». 6 Estaba aún llorando Jeremías por el pueblo cuando lo sacaron junto con el pueblo y los arrastraron hacia Babilonia.
7 Entonces Baruc puso polvo sobre su cabeza, se sentó y entonó llorando a siguiente lamentación: «¿Por qué ha sido desolada Jerusalén?
iPor los pecados del pueblo amado ha sido entregada a manos de enemigos, por los pecados nuestros y del pueblo! 8 Pero no se engrían los
que no tienen ley y se pongan a decir: 'Hemos sido capaces de tomar la ciudad de Dios con nuestras propias fuerzas'. Al contrario, por nuestros pecados os ha sido entregada. 9 Pero nuestro Dios tendrá compasión de nosotros y nos hará volver a nuestra ciudad, mientras que vosotros no sobreviviréis. 10 Bienaventurados son nuestros padres Abrahán, Isaac y Jacob, pues salieron de este mundo sin haber visto el aniquilamiento de esta ciudad».
11 Tras haber dicho esto, salió Baruc fuera de la ciudad llorando y diciendo: «Afligido por ti, Jerusalén, he salido de ti». 12 Y permaneció
sentado en una tumba, mientras los ángeles venían hacia él y le explicaban todas las cosas que el Señor dispuso revelarle por medio de ellos.

Sueño de Abimelec y milagro de la cesta de higos
5 1 Abimelec, por su parte, llevó los higos bajo un sol ardiente, por lo que al encontrarse un árbol se sentó bajo su sombra para descansar
un poco. 2 Y al reclinar su cabeza sobre la cesta de los higos se durmió, quedando dormido durante sesenta y seis años sin despertarse de su sueño. 3 Y después, al levantarse de su sueño, dijo: «He dormido a gusto un rato, pero mi cabeza está pesada porque no he quedado saciado con mi sueño». 4 Entonces, al destapar la cesta de los higos, los encontró destilando leche. 5 Y dijo: «Querría dormir todavía un poco, porque mi cabeza está pesada; pero tengo miedo, no sea que me duerma, tarde en despertarme y mi padre Jeremías me menosprecie, pues si no tuviera prisa no me habría enviado hoy de madrugada. 6 Así, pues, me pondré en pie y caminaré bajo el ardiente sol, pues ¿no hay ardiente sol,no hay fatiga todos los días?». 7 Levantóse, por tanto, tomó la cesta de los higos, se la echó a los hombros y marchó hacia Jerusalén, pero no la reconoció -ni su casa, ni su propio lugar-, ni encontró a su propia familia ni a ninguno de sus conocidos. 8 Y dijo: «¡Bendito sea el Señor, porque un gran éxtasis me ha sobrevenido hoy! 9 Esta no es la ciudad de Jerusalén: he errado el camino porque fui por la senda del monte cuando me levanté de mi sueño; y como mi cabeza estaba pesada por no haber quedado saciado con mi sueño, he errado el camino. 10 ¡Le parecerá sorprendente a Jeremías cuando le diga que he errado el camino!».
11 Entonces salió de la ciudad; y al fijarse bien vio los mojones de la ciudad y dijo: «Esta es ciertamente la ciudad; sin embargo, he errado el camino». 12 Retornó de nuevo a la ciudad y se puso a buscar, pero no encontró a ninguno de los suyos. Dijo entonces: «Bendito sea el Señor, porque un gran éxtasis me ha sobrevenido!». 13 Salió nuevamente fuera de la ciudad y se quedó afligido, sin saber adónde ir. 14 Y se quitó de encima la cesta, diciendo: «Voy a quedarme aquí sentado hasta que el Señor aparte de mí este éxtasis».
15 Mientras estaba él sentado, vio a cierto anciano que venía del campo; Abimelec le dice: «A ti te hablo, anciano, ¿qué ciudad es ésta?». 16 Le respondió: «Es Jerusalén». 17 Abimelec le pregunta: «¿Dónde está Jeremías el sacerdote, Baruc el secretario y todo el pueblo de esta ciudad, que no los he encontrado?». 18 Repuso el anciano: «¿No eres de esta ciudad tú, que has recordado hoya Jeremías, ya que preguntas por él tras tanto tiempo? 19 Pues Jeremías está en Babilonia con el pueblo; fueron, en efecto, llevados cautivos por el rey Nabucodonosor, y con ellos está Jeremías para anunciarles buenas nuevas e instruirles en la palabra». 20 Tan pronto como oyó esto Abimelec de aquel hombre anciano, dijo: «Si no fueras anciano, y como no le es lícito a un hombre encolerizarse con quien es mayor que él, me reiría de ti y diría que estás loco, pues has dicho: 'El pueblo ha sido llevado cautivo a Babilonia'.
21 ¡Aunque hubieran bajado sobre ellos los torrentes del cielo, no ha habido todavía tiempo suficiente para que hayan partido hacia Babilonia! 22 Pues, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que mi padre Jeremías me envió al campo de Agripa a traer unos pocos higos para que los
diésemos a los enfermos del pueblo? 23 Fui, los traje y al llegar hasta cierto árbol, bajo un sol ardiente, me senté a descansar un poco, recliné mi cabeza sobre la cesta y me quedé dormido. 24 Al despertarme destapé la cesta de los higos, pensando que se me había hecho tarde, pero encontré los higos destilando leche, lo mismo que cuando los cogí. 25 Tú, en cambio, dices que el pueblo ha sido llevado cautivo a Babilonia. 26 Pero, para que te des cuenta, ¡toma, mira los higos». Zl Destapó la cesta de los higos al viejo y los vio destilando leche. 28 Al verlos, el anciano dijo: «Hijo mío, hombre justo eres tú y no quiso Dios que vieras la desolación de la ciudad; por eso trajo este
éxtasis sobre ti. 29 Pues he aquí que hoy hace sesenta y seis años que fue llevado cautivo el pueblo de Babilonia. 30 Y para que sepas, hijo, que es cierto cuanto te digo, alza los ojos hacia el campo y observa que no
ha aparecido el crecimiento de las cosechas. 31 Mira también los higos, que no es su tiempo, y date cuenta».
3.2 Entonces gritó a grandes voces Abimelec, diciendo: «¡He de bendecirte, Dios del cielo y de la tierra, reposo de las almas de los justos
en todo lugar!». 33 Dice entonces al hombre anciano: «¿Qué mes es éste?». 34 Respondió él: «Nisán (que es Abib)>>. 35 Y tomando algunos de los higos, los entregó al anciano, diciéndole: «¡Dios ilumine tu camino hasta la ciudad de arriba, Jerusalén!».

Baruc invoca a Dios. Carta de Jeremías
6 1 Después de esto salió Abimelec fuera de la ciudad y oró al Señor.
2 Y he aquí que vino un ángel del Señor que, tomándole de la mano derecha, le hizo volver al lugar donde estaba Baruc sentado, y lo encontró en una tumba. 3 Al verse mutuamente, lloraron ambos y se besaron uno al otro. 4 Alzó la vista Baruc y vio con sus propios ojos los higos que estaban resguardados en la cesta de Abimelec. sY elevandolos ojos al cielo oró, diciendo: 6 «Tú eres el Dios que concede recompensa a los que te aman. Disponte a ti mismo, corazón mío, regocíjate y exulta en tu tabernáculo, diciendo a tu morada carnal: '¡Tu duelo se ha trocado en alegría!'; pues está a punto de llegar el Suficiente y te alzará en tu tabernáculo, ya que no se ha producido en ti pecado. 7 Reanímate en tu tabernáculo, en tu fe virginal, y cree que vivirás. 8 Dirige tu mirada sobre esta cesta de higos, pues he aquí que han cumplido sesenta y seis años y no se han corrompido ni exhalado mal olor, sino que están rezumantes de leche. 9 Así te sucederá, carne mía, si haces lo que se te ha ordenado por el ángel justo. 10 El que preservó la cesta de los higos, él mismo te preservará a su vez con su poder». 11 Tras haber dicho esto, exhorta a Abimelec: «Levántate y recemos para que el Señor nos dé a conocer cómo podremos enviarle hasta Babilonia a Jeremías el relato acerca de la protección que te ha sido procurada en el camino». 12 Y oró Baruc, diciendo: «Nuestra fuerza, oh Señor Dios, es la luz elegida que sale de tu boca. 13 Suplicamos y pedimos de tu bondad, oh gran nombre que nadie puede conocer, que oigas la voz de tus siervos y surja conocimiento en nuestro corazón. 14 ¿Qué hemos de hacer y cómo enviaremos este relato a Jeremías hasta Babilonia?».
15 Estaba aún orando Baruc cuando he aquí que vino un ángel del Señor y dijo a Baruc todas estas palabras: «¡Oh consejero de la luz, no te preocupes de cómo podrás enviar recado a Jeremías! Pues mañana al amanecer va a venir a ti un águila, que tú enviarás a visitar a Jeremías.
16 Así, pues, escribe en la carta: 'Habla a los hijos de Israel: El que sea extranjero entre vosotros, sea separado y pasen quince días;
después de esto os conduciré a vuestra ciudad, dice el Señor. 17 El que no esté separado de Babilonia, de ninguna forma entrará en la ciudad; y les impondré el castigo de que a su regreso no sean aceptados por los babilonios, dice el Señor'». 18 Después de decir esto, el ángel se apartó de Baruc.
19 Entonces Baruc envió al mercado de los gentiles a por papel y tinta, con los que escribió una carta del siguiente contenido: «Baruc, el siervo de Dios, escribe a Jeremías en la cautividad de Babilonia. 20 ¡Alégrate y regocíjate, porque Dios no ha permitido que salgamos de este cuerpo afligidos a causa de la ciudad devastada y ultrajada 21 Por eso se ha compadecido el Señor de nuestras lágrimas y se ha acordado de la alianza que estableció con nuestros padres Abrahán, Isaac y Jacob.
22 Envió hacia mí su ángel y me dijo estas palabras que te mando. 23 Estas, pues, son las palabras que ha pronunciado el Señor, el Dios de Israel, que nos sacó del país de Egipto, del gran horno: 'Porque no habéis guardado mis preceptos, sino que se ensoberbeció vuestro corazón y fuisteis altivos ante mí, con ira y cólera os he entregado al horno de Babilonia. 24 Por tanto, dice el Señor, si escucháis mi voz, que sale de la boca de mi siervo Jeremías, haré retornar de Babilonia al que haga caso; pero el que no haga caso, extranjero será de Jerusalén y de Babilonia. 2S y los pondrás a prueba con el agua del Jordán: el que no haga caso quedará al descubierto, ésta es la señal del gran sello'».

El águila, emisaria entre Baruc y Jeremías
7 1Y Baruc se levantó, salió de la tumba y encontró al águila posada fuera de la tumba. 2 Tomó la palabra el águila y le dijo con voz humana: «¡Salud, Baruc, administrador fiel!». 3 Baruc le respondió: «Tú que hablas, elegida eres entre todas las aves del cielo, el brillo de tus ojos lo demuestra. Indícame, pues, qué haces aquí». 4 Le dijo el águila: «He sido aquí enviada para que a través de mí mandes cualquier mensaje que quieras». 5 Baruc le preguntó: «¿Puedes tú llevar este mensaje a Jeremías hasta Babilonia?». 6 Y el águila le respondió: «¡Claro, para.
esto precisamente he sido enviada!». 7 Entonces Baruc tomó la carta. y quince higos de la cesta de Abimelec, los ató al cuello del águila y le
dijo: «A ti te hablo, reina de las aves, parte en paz y con salud y llevame el mensaje. 8 No te parezcas al cuervo que envio Noe y ya no
regresó hacia él al arca; al contrario, parécete a la paloma, que a la tercera trajo un mensaje al justo. 9 De igual modo lleva tú también este
favorable mensaje a Jeremías y a los que están cautivos con él; ¡que te vaya bien, lleva esta carta al pueblo y al elegido de Dios! 10 Aunque
llegaran a rodearte todas las aves del cielo con ánimo de pelear contigo, lucha: ¡el Señor te dé fuerza! 11 Y no te desvíes a la derecha ni a la izquierda, sino avanza recto cual dardo, parte con la fuerza de Dios, y la gloria del Señor estará contigo durante todo el camino que hayas de recorrer» .
12 Entonces el águila desplegó sus alas, con la carta en su cuello, y partió hacia Babilonia; cuando hubo llegado, se posó sobre cierto
árbol fuera de la ciudad, en lugar desierto. 13 Y guardó silencio hasta que llegó Jeremías, pues se daba el caso de que Jeremías y algunos
otros del pueblo salían a enterrar un muerto fuera de la ciudad. 14 (Jeremías, en efecto, había hecho una petición al rey Nabucodonosor diciendo: «Concédeme un lugar donde pueda enterrar a los muertos de mi pueblo», y el rey se lo había concedido). 15 Y cuando estaban saliendo, entre lágrimas, con el muerto, llegaron frente al águila. 16 Gritó ésta con voz potente, diciendo: «A ti te hablo, Jeremías, el elegido de Dios; marcha, reúne al pueblo y ven aquí, para que escuchen una carta que te he traído de parte de Baruc y Abimelec». 17 Al oír esto, Jeremías glorificó a Dios; y fue, congregó al pueblo, incluidos mujeres y niños, y marchó adonde estaba el águila. 18 Y bajó el águila sobre el cadáver, y revivió. 19 (Esto sucedió para que creyeran).
20 Quedó entonces maravillado todo el pueblo por lo acontecido, y decían: «¿Será éste el Dios que se apareció a nuestros padres en el desierto por medio de Moisés y ahora se nos manifiesta por medio de este águila?». 21 Dijo el águila: «A ti te hablo, Jeremías: ven aquí, abre esta carta y léela al pueblo». Abrió, pues, la carta y la leyó al pueblo. 22 Al oírla el pueblo, rompieron a llorar y echaron polvo sobre sus cabezas, mientras decían a Jeremías: «Sálvanos y danos a conocer qué hemos de hacer para que de nuevo podamos entrar en nuestra ciudad». 23 Jeremías respondió diciéndoles: «Cumplid todo cuanto de la carta habéis escuchado y el Señor nos conducirá a nuestra ciudad».
24 Jeremías, por su parte, escribió también a Baruc una carta, que decía así: «Mi querido hijo, no descuides en tus plegarias pedir a Dios
por nosotros, de suerte que dirija nuestro camino hasta que salgamos de los dominios de este rey inicuo. 25 Pues has sido hallado justo ante
Dios y no permitió que vinieras aquí para que no vieras la aflicción sobrevenida al pueblo a manos de los babilonios. 26 Pues es como un padre que tiene un único hijo y éste es entregado al castigo. Los que ven a su padre y le consuelan, le cubren la cara para que no vea cómo
está siendo castigado su propio hijo y quede aún más destrozado de pena. 27 Del mismo modo tuvo Dios piedad de ti y no permitió que vinieras a Babilonia para que no vieras la aflicción del pueblo. 2S Ciertamente, desde que entramos aquí, hoy hace sesenta y seis años, la tristeza no se ha apartado de nosotros. ?i Pues muchas veces, al salir, encontraba a algunos del pueblo colgados por el rey Nabucodonosor, que lloraban y decían: '¡Ten piedad de nosotros, dios Zar!'. 30 Al oír esto
me apenaba y lloraba con doble lamento, no sólo porque estaban colgados, sino porque invocaban a un dios extranjero, diciendo: '¡Ten piedad de nosotros!'. 31 Me acordaba entonces de los días de fiesta que celebrábamos en Jerusalén antes de ser deportados. Y al acordarme gemía, y regresaba a mi casa lleno de dolor y llorando. 32 Ahora, pues, pide en el lugar en donde estás, tú y Abimelec, por este pueblo, para que atiendan a mi voz y a los decretos de mi boca y podamos salir de aquí.
33 Pues te digo que todo el tiempo que hemos pasado aquí nos tenian sometidos diciendo: 'Recitadnos un cántico de los cánticos de Sión, el cántico de vuestro Dios'. 34 Y les replicamos: '¿Cómo vamos a cantaros, si estamos en tierra extranjera?'».
35 Y tras esto, Jeremías ató la carta al cuello del águila, diciendo: «Parte en paz y que el Señor vele por nosotros dos». 36 El águila desplegó
sus alas, fue a Jerusalén y entregó la carta a Baruc, quíen tras abrirla la leyó y la besó, y se echó a llorar cuando hubo oído las penas y calamidades del pueblo. 37 Jeremías, por su parte, tomó los higos, los repartió entre los enfermos del pueblo y permaneció enseñándoles a
abstenerse de los alimentos contaminados de los gentiles de Babilonia.

La vuelta del cautiverio. Escisión samaritana
8 1 Y llegó el día en que el Señor iba a sacar al pueblo de .Babilonia.
2 Dijo el Señor a Jeremías: «Levántate, tú y el pueblo, y venid hasta el Jordán; entonces dirás al pueblo: El que quiera al Señor abandone las
obras de Babilonia'. 3 Respecto a los hombres que hayan tomado de ellos mujeres y las mujeres que hayan tomado de ellos hombres, que crucen los que te hagan caso y llévalas a Jerusalén; pero a los que no te obedezcan no los conduzcas allí». 4 Jeremías comunicó al pueblo estas palabras.
Entonces se levantaron y fueron hasta el Jordán para cruzarlo. 5 y al decirles las palabras que el Señor le había dirigido, la mitad de los que habían tomado de ellos esposas no quisieron hacer caso a Jeremías sino que le contestaron: «¡Nunca abandonaremos a nuestras mujeres,
sino que las haremos volver con nosotros a nuestra ciudad!». 6 'Así, pues, cruzaron el Jordán. y fueron a Jerusalén.,7 Entonces Jeremías
Baruc y Abimelec se detuvieron, diciendo: «Ningún hombre que tenga relaciones con mujeres babilónicas podrá entrar en esta ciudad».
8 y se dijeron unos a otros: «Dispongámonos a regresar a Babilonia,a nuestro lugar». Y se marcharon. 9 Pero, una vez llegados a Babilonia,
salieron a su encuentro los babilonios, diciendo: «¡De ninguna manera habéis de entrar en nuestra ciudad, pues nos habéis despreciado y a
ocultas salisteis de nosotros; por eso no entrareis entre nosotros! 10 Pues con juramento nos hemos jurado unos a otros, en el nombre de nuestro dios, no aceptaros ni a vosotros ni a vuestros hijos, ya que a escondidas salisteis de nosotros». .
11 Percatados de la situación, regresaron y fueron a un lugar desierto a cierta distancia de Jerusalén, y se construyeron una ciudad, a la
que pusieron por nombre Samaría. 12 Entonces envió recado hacia ellos Jeremías, diciendo: «Arrepentíos, pues viene el ángel Justo para conduciros a vuestro lugar elevado».

Anuncio mesiánico y lapidación de Jeremías
9 1 Los que estaban con Jeremías, entretanto, habían permanecido jubilosos y ofreciendo sacrificios por el pueblo durante nueve días. 2 Pero al décimo ofreció sacrificio Jeremías solo. 3 Y rezó una oración, diciendo:
«Santo, santo, santo, fragancia de los árboles vivos,
luz verdadera que me ilumina hasta que sea elevado hacia ti.
4 Por tu misericordia imploro,
por la dulce voz de los dos serafines imploro,
por otro fragante aroma.
s Tengo puesta mi atención en Miguel, el arcángel justo,
el que abre las puertas a los justos,
hasta que los haga entrar.
6 Yo te imploro, Señor todopoderoso de toda la creación,
no engendrado e incomprensible,
en quien está oculto todo juicio antes de que estas cosas llegaran a
existir».
7 Mientras Jeremías decía esto, de pie, junto al altar, en compañía de Baruc y Abimelec, quedóse como quien entrega su espíritu. 8 Baruc y Abimelec se quedaron entonces llorando y gritando a voces: «¡Ay de nosotros, pues nuestro padre Jeremías nos ha dejado, el sacerdote de
Dios ha partido!». 9 Oyó todo el pueblo su llanto, corrieron todos hacia ellos y vieron a Jeremías yaciendo en el suelo como muerto. 10 Rasgaron entonces sus vestiduras, echaron polvo sobre sus cabezas y prorrumpieron en llanto amargo, 11 tras lo cual se dispusieron a enterrarlo. 12 Pero he aquí que llegó una voz que decía: «No enterréis a quien todavía vive, pues su alma va a entrar de nuevo en su cuerpo». 13 Y una vez oída la voz, no lo enterraron, sino que permanecieron en torno a su tabernáculo tres días, preguntándose en qué momento iba a levantarse. 14 Y al cabo de tres días entró su alma en su cuerpo. Alzó su voz
en medio de todos y dijo: «¡Glorificad a Dios con voz unánime, glorificad todos a Dios y al hijo de Dios que nos despierta, Jesucristo, la luz de todos los siglos, la lámpara inextinguible, la vida de la fe! 15 Pero tras el momento presente han de pasar otros cuatrocientos setenta y siete años: entonces vendrá a la tierra, 16 y el árbol de la vida plantado en medio del paraíso hará que todos los árboles estériles produzcan
fruto, crezcan y echen brotes. 17 Y los árboles que tienen echados brotes y se jactan por ello, diciendo: ´Hemos entregado nuestro vigor al aire', hará que se sequen con su elevado ramaje y hará que sean condenados -¡el árbol firmemente enraizado!-. 18 Y lo que es rojo se hará blanco como lana, la nieve se ennegrecerá, las aguas dulces se tornarán saladas, y las saladas dulces, por la intensa luz de la alegría
de Dios. 19 Y bendecirá a las islas para que produzcan fruto por la palabra de la boca de su ungido. 20 Pues él vendrá, saldrá y elegirá para sí doce apóstoles a fin de que proclamen la buena nueva entre los gentiles; él, a quien yo he visto preparado por su Padre y a punto de venir al mundo sobre el monte de los Olivos para saciar las almas hambrientas».
21 Al decir esto Jeremías acerca del hijo de Dios -que iba a venir al mundo--, se encolerizó el pueblo y exclamó: «Estas son otra vez las palabras pronunciadas por Isaías, hijo de Amós, cuando dice: 'He visto a Dios y al hijo de Dios'. 22 Venga, pues, matémosle, pero no con el
mismo tipo de muerte que aquél, sino lapidémosle con piedras».
23 Baruc y Abimelec se apenaron entonces mucho, pues deseaban oír plenamente los misterios que había visto. 24 Pero les dice Jeremías:
«Callad y no sigáis llorando, pues ciertamente no van a matarme sin que antes os relate todo cuanto he visto». 25 Entonces les dijo: «Traedme aquí una piedra». 26 Y tras ponerla en pie exclamó: «¡Oh luz de los siglos, haz que esta piedra tome mi apariencia hasta que relate a Baruc y Abime1ec todo cuanto he visto!». 27 La piedra entonces por mandato de Dios, tomó la apariencia de Jeremías; 28 jy ellos lapidaban la piedra, pensando que era Jeremías! 29 Jeremías, entre tanto, transmitió a Baruc y Abimelec todos los misterios que había visto, después de lo cual se situó en medio del pueblo, resuelto a llevar a cabo su ministerio. 30 Enton ces gritó la piedra, diciendo: «¡Oh estúpidos hijos de Israel, ¿por que me apedreaís, pensando que yo soy Jeremías? He aquí que Jeremías se encuentra en medio de vosotros!». 31 Y cuando le vieron corrieron inmediatamente hacia él con muchas piedras, y se completó su ministerio. 32 Baruc y Abimelec fueron y lo enterraron; y tomando la piedra,la colocaron sobre la tumba, tras haber inscrito en ella lo siguiente:
«Esta es la piedra que vino en auxilio de Jeremías».

14 comentarios:

  1. parece que los dioses mantuvieron a Abimelec en animacion suspendida durante 66 años, para que esto despertara una vez jerusalem estuviera reconstruida.

    ResponderEliminar
  2. donde aparece este relato en la biblia? mi correo es pedrojoseforerom@outlook.com

    ResponderEliminar
  3. Estuve leyendo jeremias y no eh encontrado estos capitulos ¿son acaso historias omitidas o que?

    ResponderEliminar
  4. son apocrifod, inventos, no canonicos, mentiras, fabulas, poco creibles, no inspirados por el E. Santo.

    ResponderEliminar
  5. y usted como sabe que es mentiras o asi como usted le cree que es mentira estaS SEGURO DE QUE LA BIBLIA ESTA COMPLETA AL 100% ?

    ResponderEliminar
  6. Humildemente opino que la mención del "Amado" (como en Ascensión de Isaías) en el 11:3 y que el capitulo 9 no rompe la secuencia del 8 me da a entender que realmente toda esta obra es de mano de un judeocristiano.

    ResponderEliminar
  7. En Jeremias 39: del 15 al 18 narra efectivamente la promesa de Jehova de proteger a Ebed-melec el etiope que ayudo a Jeremias en la carcel..pero no dice como ..podria tener relacion con la historia...Pero seria Bueno saber la antiguedad de esta narracion.. porque es cierto existen muchos pasajes de la Biblia que estan incompletas ...si es tan antigua como el libro de Jeremias podria haber credebilidad

    ResponderEliminar
  8. En Jeremias 39: del 15 al 18 narra efectivamente la promesa de Jehova de proteger a Ebed-melec el etiope que ayudo a Jeremias en la carcel..pero no dice como ..podria tener relacion con la historia...Pero seria Bueno saber la antiguedad de esta narracion.. porque es cierto existen muchos pasajes de la Biblia que estan incompletas ...si es tan antigua como el libro de Jeremias podria haber credebilidad

    ResponderEliminar
  9. En Jeremias 39: del 15 al 18 narra efectivamente la promesa de Jehova de proteger a Ebed-melec el etiope que ayudo a Jeremias en la carcel..pero no dice como ..podria tener relacion con la historia...Pero seria Bueno saber la antiguedad de esta narracion.. porque es cierto existen muchos pasajes de la Biblia que estan incompletas ...si es tan antigua como el libro de Jeremias podria haber credebilidad

    ResponderEliminar
  10. hay que ponerse de acuerdo en la biblia catolica esta el libro de los macabeos , en las evangelicas no esta incluido, lucas nunca conocion a jesus , jamas fue un apostol y escribe un evangelio maria magdalena era apostol y el evangelio que lleva su nombre es apocrifo. SEAMOS BUENOS ENTRE NOSOTROS la religion fue creada para dominar a las masas, por eso no me caen bien las religiones jesus no era catolico ni evangelista ni mormon ni nada de estas tonteras era JESUS para todos los hombres pecadores y buenos y creo vino a enseñarnos a como crecer espiritual y humanamente, hay mucho para hablar y mucho por descubrir pero tengan en cuenta que la biblia no es la unica fuente , existen textos mas antiguos como el de la civilizacion sumeria que tambien ecribio sobre la creacion del hombre y etc etc , lo mejor es leer e investigar por cuenta propia y sacar conclusiones pero no demos nada por hecho al 100 % saludos gente y sigamos abriendo los ojos

    ResponderEliminar
  11. La Internet tiene la desventaja que permite que cualquier charlatán escriba lo que sea sin documentar seriamente lo escrito.
    lo buenos es que podemos a través del tiempo. ir clasificando los sitios que merecen ser atendidos.

    ResponderEliminar
  12. La Internet tiene la desventaja que permite que cualquier charlatán escriba lo que sea sin documentar seriamente lo escrito.
    lo buenos es que podemos a través del tiempo. ir clasificando los sitios que merecen ser atendidos.

    ResponderEliminar
  13. Que lástima el tiempo que perdí investigando este fanatismo descontrolado.

    ResponderEliminar