"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

domingo, 1 de abril de 2012

MITOS HEBREOS -EL NACIMIENTO DE ISAAC-


MITOS HEBREOS
EL NACIMIENTO DE ISAAC

POR ROBERT GRAVES y RAPHAEL PATAI


Cuando Abram tenía noventa y nueve años, Dios le cambió ese nombre por el de Abraham, que significa "Padre de muchas naciones"; le anunció una vez más que sus descendientes gobernarían toda la tierra de Canaán, pero en esta ocasión condicionó esa donación a que fueran circuncisos todos los niños varones a la edad de ocho días. Inmediatamente Abraham se circuncidó a sí mismo y lo hizo con toda su familia. Dios cambió también el nombre de Sarai por el de Sara, que significa "princesa", y le prometió: "Te daré de ella un hijo, a quien bendeciré, y engendrará pueblos, y saldrán de él reyes de pueblos".
Cayó Abraham sobre su rostro, y se reía, diciéndose en su corazón:
"¿Conque a un centenario le va a nacer un hijo, y Sara, ya nonagenaria, va a parir?" Y dijo a Yahvéh: "Ojalá que viva a tus ojos Ismael". Pero le respondió Dios:
"De cierto que Sara, tu mujer, te parirá un hijo, a quien llamarás Isaac, con quien estableceré yo mi pacto sempiterno, y con su descendencia después de é l . También te he escuchado en cuanto a Ismael. Yo le bendeciré y le acrecentaré, y multiplicaré muy grandemente. Doce jefes engendrará, y le haré un gran pueblo; pero mi pacto lo estableceré con Isaac, el que te parirá Sara el año que viene por este tiempo".
Dicho eso, Dios desapareció.
No mucho tiempo después, cuando Abraham estaba sentado a la puerta de su tienda en el encinar de Mambré, vio que se acercaban tres desconocidos. Les invitó a lavarse los pies y a tomar un refrigerio. Mientras Sara amasaba tres seas de flor de harina y cocía en el rescoldo unos panes, Abraham corrió en busca de un ternero muy tierno y muy gordo, y se lo dio a un mozo, que se apresuró a prepararlo; y tomando leche cuajada y leche recién ordeñada, se lo puso todo delante, y él se quedó junto a ellos debajo del árbol mientras comían. Poco después le preguntaron dónde estaba Sara y Abraham contestó: "En esa tienda". Ellos le dijeron: "Dentro de un año ella te dará un hijo".
Sara rió cuando oyó desde dentro esa profecía, pues hacía tiempo le había cesado la menstruación. Ellos preguntaron: "¿Por qué se ha reído Sara diciéndose:
De veras voy a parir, siendo tan vieja? ¿Hay algo imposible para Yahvéh?"
Temerosa Sara, negó haberse reído, pero ellos insistieron: "Sí, te has reído".
Los visitantes de Abraham se levantaron para irse, y él los acompañó durante parte del camino. Se dirigieron hacia Sodoma.
Al año siguiente Sara dio a luz un hijo, al que Abraham llamó Isaac y circuncidó a los ocho días. Sara d i j o : "Me ha hecho reír Dios y cuantos lo sepan reirán conmigo. ¿Quién habría de decir a Abraham que amamantará hijos Sara?"
Pero Abraham dio un gran banquete el día del destete de Isaac.
Algunos dicen que unos astrólogos habían hecho el horóscopo de Abraham y le dijeron: "Nunca engendrarás un hijo".
Pero Dios le tranquilizó: "Ese horóscopo fue hecho para Abram, pero yo te he cambiado el nombre, y como Abraham engendrarás un hijo. También he cambiado el nombre de Sarai a causa de su horóscopo".
Otros dicen que el nacimiento de Isaac fue anunciado tres días después de haber circunciso Abraham a toda su familia, y que Dios ordenó a Miguel, Gabriel y Rafael que consolaran a Abraham, quien sufría mucho dolor, como sucede siempre el tercer día. Los arcángeles protestaron: "¿Quieres enviarnos a un lugar impuro, lleno de sangre?" Dios contestó: "El olor del sacrificio de Abraham me agrada más que la mirra y el incienso.
¿Tengo que ir Yo mismo?" Los ángeles le acompañaron disfrazados como viajeros árabes. Miguel iba a anunciar el nacimiento de Isaac; Rafael a curar a Abraham y Gabriel a destruir la malvada ciudad de Sodoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario