domingo, 31 de enero de 2010

EL SEGUNDO LIBRO DE ADAN Y EVA - (apócrifo)

El Segundo Libro de ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva)
אָדָם וְחַוָּה ב
(apócrifo)

Capítulo 1

La familia lamenta: Qáyin (Caín) toma a Luluwa y se mudan.
1.Cuando Luluwa oyó las palabras de Qáyin (Caín), ella lloró y se fue a llamar a su padre y madre, y les contó cómo fue que Qáyin(Caín) había matado a su hermano Jével (Abel).
2.Entonces ellos todos lamentaron y levantaron sus voces, y pegaban sus caras, y tiraron polvo sobre sus cabezas, y rasgaban sus ropas, y salieron y vinieron al lugar adonde Jével (Abel) fue asesinado.
3.Y ellos le encontraron acostado sobre la tierra, muerto, y bestias alrededor de él, mientras ellos lloraron y clamaron por este justo. Desde su cuerpo, por motivo de su pureza, salía el olor de especies dulces.
4.Y ’Âthâ´m (Adán) le llevó, sus lágrimas corriendo por su cara; y se fue a la Cueva de Tesoros, donde él le acostó, y le arropó con especies dulces y mirra.
5.Y ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva) continuaron al lado de su entierro en gran luto ciento cuarenta días. Jével (Abel) tenía quince años y medio de edad, y Qáyin (Caín) diecisiete años y medio.
6.Acerca de Qáyin (Caín), cuando el luto por su hermano se había acabado, él tomó su hermana Luluwa y vino a ella, sin permiso de su padre y madre; porque ellos no podían protegerle a ella de él, por motivo de su corazón pesado.
7.Él entonces bajó a la base de la montaña, lejos del jardín, cerca al lugar adonde él había matado a su hermano.
8.Y en ese lugar había muchos árboles de frutas y árboles de bosque. Su hermana le parió hijos, quienes en su turno comenzaron multiplicarse por grados hasta que ellos llenaron ese lugar.
9.Pero acerca de ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva), ellos no se vinieron juntos luego del funeral de Jével (Abel), por siete años. Pero luego de esto, Xauwâ´h (Eva) concibió; y cuando ella estaba embarazada, ’Âthâ´m (Adán) le dijo a ella,
“Ven, tomemos una ofrenda y ofrezcámoslo a Iâjuéh (Yahvé), y pidámosle a Él que nos dé un niño lindo, en quién nosotros pudiésemos hallar conforte, y quien pudiésemos unir en matrimonio a la hermana de Jével (Abel).”
10.Entonces ellos prepararon una ofrenda y lo trajeron al altar, y la ofrecieron ante Iâjuéh (Yahvé), y comenzaron a rogarle a Él que acepte su ofrenda, y que les dé una buena descendencia.
11.Y Iâjuéh oyó ’Âthâ´m (Adán) y aceptó su ofrenda. Entonces ellos adoraron, ’Âthâ´m (Adán), Xauwâ´h (Eva), y su hija, y bajaron a la Cueva de Tesoros y pusieron una lámpara en ella, que queme de noche y de día, ante el cuerpo de Jével (Abel).
12.Entonces ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva) siguieron ayunando y orando hasta que vino el momento de Xauwâ´h (Eva) que ella debiese dar luz, cuando ella dijo a ’Âthâ´m (Adán),
“Yo deseo ir a la cueva en la roca, para parir en ella.”
13.Y él dijo,
“Anda, y toma contigo tu hija que te atienda; pero yo me quedaré en esta Cueva de Tesoros ante el cuerpo de mi hijo Jével (Abel).”
14. Entonces Xauwâ´h (Eva) hizo caso a ’Âthâ´m (Adán), y se fue, ella y su hija. Pero ’Âthâ´m (Adán) se quedó solo en la Cueva de Tesoros.

Capítulo 2
Un tercer hijo nace a ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva).
1.Y Xauwâ´h (Eva) produjo un hijo que era perfectamente hermoso en figura y de cara. Su belleza era como la de su padre ’Âthâ´m (Adán), pero aún más lindo.
2.Entonces Xauwâ´h (Eva) fue confortada cuando ella le vio, y quedó ocho días en la cueva, entonces ella envió su hija a ’Âthâ´m (Adán) para decirle que venga y vea al niño y que le nombre a él. Pero la hija quedó en su lugar al lado del cuerpo de su hermano, hasta que regresó ’Âthâ´m (Adan). Así hizo ella.
3.Pero cuando vino ’Âthâ´m (Adán) y vio la apariencia linda del niño, su hermosura, su figura perfecta, él se regocijó por él, y fue confortado por Jével (Abel). Entonces él nombró el niño Shëth (Set), lo cual significa, “Que el Poderoso ha oído mi oración, y me ha liberado de mi aflicción.” Pero también significa “poder y fuerza.”
4.Entonces luego que ’Âthâ´m (Adán) había nombrado al niño, él regresó a la Cueva de Tesoros; y su hija regresó devuelta a su madre.
5.Pero Xauwâ´h (Eva) continuó en la cueva, hasta que se cumplieron cuarenta días, cuando ella vino a ’Âthâ´m (Adán), y ella trajo con ella al niño y su hija.
6.Y ellos vinieron al río de agua, adonde ’Âthâ´m (Adán) y su hija se lavaron, debido a su tristeza por Jével (Abel); pero Xauwâ´h (Eva) y el bebé se lavaron para purificación.
7.Entonces ellos regresaron, y tomaron una ofrenda, y subieron a la montaña y la ofrecieron, por el bebé, y Iâjuéh (Yahvé) aceptó su ofrenda, y envió Su bendición sobre ellos, y sobre su hijo Shëth (Set); y ellos regresaron a la Cueva de Tesoros.
8.Acerca de ’Âthâ´m (Adán), él no conoció otra vez a su mujer Xauwâ´h (Eva), todos los días de su vida, ni tampoco nació de ellos ninguno más, sino solo esos cinco, Qáyin (Caín), Luluwa, Jével (Abel), Aklia, y Shëth (Set) solamente.
9.Y Shëth (Set) creció en estatura y en fuerza, y comenzó a ayunar y orar, fervientemente.

Capítulo 3
Sâţâ´n (Satanás) aparece como una mujer hermosa tentándole a ’Âthâ´m (Adán), diciéndole que él es todavía un joven. “Pasa tu juventud en alegría y placer.” (12) Las formas distintas que toma Sâţâ´n (Satanás) (15).
1.Acerca de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), al final de siete años del día que él se había separado de su mujer Xauwâ´h (Eva), Sâţâ´n (Satanás) le envidió, cuando él le vio así separado de ella; y peleó para hacerle vivir con ella otra vez.
2.Entonces se levantó ’Âthâ´m (Adán) y subió arriba de la Cueva de Tesoros; y continuó durmiendo ahí noche tras noche. Pero tan pronto que era luz cada día, él bajaba a la cueva, para orar ahí y para recibir una bendición de ella.
3.Pero cuando era anochecer él subía al techo de la cueva, adonde él dormía solo, por temor que le venciese Sâţâ´n (Satanás). Y él siguió así aparte treinta y nueve días.
4.Entonces Sâţâ´n (Satanás), el que odia todo el bien, cuando él vio a ’Âthâ´m (Adán) así solo, ayunando y orando, le apareció a él en la forma de una mujer hermosa, quien vino y se paró ante él en la noche del día cuarenta, y le dijo a él:
5. “O ’Âthâ´m (Adán), desde el momento que ustedes han habitado en esta cueva, nosotros hemos experimentado gran paz de ti, y tus oraciones nos ha llegado, y hemos sido confortados acerca de ti.
6.“Pero ahora, O ’Âthâ´m (Adán), que tú te has trepado sobre el techo de la cueva para dormir, nosotros hemos tenido nuestras dudas acerca de ti, y gran tristeza nos ha venido encima de nosotros por causa de tu separación de Xauwâ´h (Eva). Entonces otra vez, cuando tú estás sobre el techo de esta cueva, tu oración se derrama, pero tu corazón vacila de lado a lado.
7.Pero cuando tú estabas en la cueva tu oración era como fuego concentrado; bajaba a nosotros, y tú encontraste descanso.
8.Entonces yo también me afligí por tus hijos que están separados de ti; y mi tristeza es grande acerca del asesinato de tu hijo Jével (Abel), porque él fue justo, y por un hombre justo todos se afligirán.
9.Y yo me regocijé sobre el nacimiento de tu hijo Shëth (Set); pero luego de un ratito yo me entristecí grandemente sobre Xauwâ´h (Eva), porque ella es mi hermana. Porque cuando ’Elohíym envió un profundo sueño sobre ti, y la sacó fuera de tu lado, Él también me sacó a mí afuera con ella. Pero Él la exaltó a ella poniéndola a ella contigo, mientras Él me rebajó a mí.
10.Yo me regocijé sobre mi hermana por ella estar contigo, pero ’Elohíym me había hecho una promesa anteriormente, y me dijo, ‘No te aflijas; cuando ’Âthâ´m (Adán) haya subido sobre el techo de la Cueva de Tesoros, y sea separado de Xauwâ´h (Eva) su mujer, Yo te enviaré a ti a él, tú te unirás a ti misma a él en matrimonio, y le tendrás a él cinco hijos, como Xauwâ´h (Eva) le tuvo cinco.’
11.¡Y ahora mira! La promesa de ’Elohíym para mí se ha cumplido; porque es Él Quien me ha enviado a ti para las bodas, porque si tú me tomas, yo te tendré niños más finos y mejores que esos de Xauwâ´h (Eva).
12.Entonces otra vez, tú eres todavía aún un joven, no acabes tu juventud en este mundo en tristeza, sino pasa tus días de tu juventud en alegría y placer. Porque tus días son pocos y tus pruebas son muchos. Sé fuerte, termina tus días en este mundo en regocijo. Yo tomaré placer en ti, y tú te regocijarás conmigo en este asunto, y sin temor.
13.Levántate, ahora, y cumple la orden de tu ’Elohíym,”
Ella entonces se acercó a ’Âthâ´m (Adán), y le abrazó.
14.Pero cuando vio ’Âthâ´m (Adán) que ella le debiese vencer, él oró a Iâjuéh (Yahvé) con un corazón ferviente que le libere de ella.
15.Entonces Iâjuéh (Yahvé) envió Su Palabra a ’Âthâ´m (Adam), diciendo,
“Oh ’Âthâ´m (Adán), esa figura es la que te prometió la Persona del Poderoso, y majestad; Él no está dispuesto favorablemente hacia ti, sino que se muestra si mismo a ti en un momento en la forma de una mujer, en otro momento en la semejanza de un enviado, en otras ocasiones en la similitud de una serpiente, y en otra ocasión, en la similitud de un ’elohíym; Pero él hace todo eso solamente para destruir tu alma.
16.Ahora, por lo tanto, O ’Âthâ´m (Adán), entendiendo tu corazón, Yo te he liberado muchas veces de sus manos; para demostrarte que Yo soy un ’Elohíym misericordioso, y que Yo deseo tu bien, y que Yo no deseo tu ruina.”

Capítulo 4
’Âthâ´m (Adán) ve al Adversario en sus colores verdaderos.
1.Entonces Iâjuéh (Yahvé) ordenó a Sâţâ´n (Satanás) que se muestre si mismo a ’Âthâ´m (Adán) claramente, en su propia forma horrenda.
2.Pero cuando ’Âthâ´m (Adán) le vio, él temió, y tembló al verle a él.
3.Y Iâjuéh (Yahvé) le dijo a ’Âthâ´m (Adán),
“Mira a este shëd, y a su vista horrenda, y sepas que él es quién te hizo caer de la iluminación a la oscuridad, de la paz y descanso a trabajo y miseria.
4.¡Y mírale, Oh ’Âthâ´m (Adán), a él, quien dijo de si mismo que él es ’Elohíym! ¿Puede Iâjuéh (Yahvé) ser negro? ¿Tomaría Iâjuéh (Yahvé) la forma de una mujer? ¿Existe alguno más fuerte que Iâjuéh (Yahvé)? ¿Y puede Él ser vencido?
5.¡Ve, entonces, Oh ’Âthâ´m (Adán), y mírale atado en tu presencia, en el aire, incapaz de huirse! Por eso, Yo te digo a ti, no le tengas miedo; desde ahora en adelante ten cuidado, y vélate de él, en cualquier cosa que él te haría.”
6.Entonces Iâjuéh (Yahvé) le echó a Sâţâ´n (Satanás) de delante de ’Âthâ´m (Adán), a quien Él fortaleció, y cuyo corazón Él confortó, diciéndole a él,
“Vete abajo a la Cueva de Tesoros, y no te separes a ti mismo de Xauwâ´h (Eva); Yo apagaré todo el deseo animal en ti.”
7.Desde esa hora les dijo a ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva), y ellos disfrutaron descanso por el mandamiento de ’Elohíym. Pero Iâjuéh (Yahvé) no hizo algo semejante a ninguno de la semilla de ’Âthâ´m (Adán), sino solo a ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva).
8.Entonces ’Âthâ´m (Adán) adoró ante Iâjuéh (Yahvé), por haberle liberado, y por haberle detenido sus pasiones. Y él vino abajó de encima de la cueva, y habitó con Xauwâ´h (Eva) como anteriormente.
9.Esto terminó los cuatro días de su separación de Xauwâ´h (Eva).

Capítulo 5
Sâţâ´n (Satanás) pinta un cuadro brillante para que Shëth (Set) lo considere.
1.Acerca de Shëth (Set), cuando él tenía siete años, él reconocía el bien y el mal, y era consistente ayunando y orando, y pasó todas sus noches rogándole a Iâjuéh (Yahvé) por misericordia y perdón.
2.Él también ayunó cuando traía su ofrenda cada día, más que lo que hizo su padre, porque él era de una mirada linda, parecido a un enviado de Iâjuéh (Yahvé). Él también tenía un buen corazón, preservaba las cualidades mejores de si mismo, y por esta razón él traía su ofrenda cada día.
3.Y Iâjuéh (Yahvé) estaba agradado con su ofrenda, pero Él estaba también agradado con su pureza. Y él continuaba así haciendo la voluntad de Iâjuéh (Yahvé), y de su padre y madre, hasta que él tenía siete años.
4.Después de eso, mientras él bajaba desde el altar, cuando había terminado su ofrenda, Sâţâ´n (Satanás) le apareció a él en la forma de un enviado hermoso, brillante con luz, con una vara de luz en su mano, habiéndose ceñido con un cinto de luz.
5.Él le saludó a Shëth (Set) con una sonrisa hermosa, y comenzó a engañarle con palabras bonitas, diciéndole a él,
“Oh Shëth (Set), ¿Porqué te quedas en esta montaña? Porque es difícil, lleno de rocas y de arena, y de árboles sin ninguna buena fruta, una desolación sin casas y sin pueblos, ningún buen lugar para habitar. Y todo es calor, cansancio, y problemas.”
6.Él dijo además,
“Pero nosotros habitamos en lugares hermosos, en otro mundo que esta tierra. Nuestro mundo es uno de luz y nuestra condición es de lo mejor; nuestras mujeres son más deseables que cualquiera de las otras, y yo deseo que tú, Oh Shëth (Set), te tomes para ti una de ellas, porque yo veo que tú eres lindo para la vista, y en esta tierra no existe ni una mujer suficientemente buena para ti. Además, todos los que viven en este mundo son solamente cinco almas.
7.Pero en nuestro mundo, existe muchísimos hombres y muchas muchachas, cada uno más linda que la otra. Yo desearía, por eso, quitarte de aquí, para que tú puedas ver mis familiares y ser casado con la cual te guste.
8.Tú entonces habitarás al lado mío y estarás en paz; tú serás llenado con esplendor y luz, como nosotros estamos.
9.Tú te quedarás en nuestro mundo, y descansarás de este mundo y su miseria, tú nunca más te sentirás debilitado y cansado, tú nunca mas traerás una ofrenda, ni peticionar misericordia, porque tú no cometerás más pecados ni serás desviado por pasiones.
10.Y si tú me hicieses caso a lo que yo te digo, tú tomarás para ti una de mis hijas, porque con nosotros no es pecado hacer eso, ni se considera lujuria de animal.
11.Porque en nuestro mundo nosotros no tenemos ningún ’Elohíym, sino que nosotros todos somos ’elohíym; Nosotros todos somos de la luz, celestiales, poderosos, fuertes, y honorables.”

Capítulo 6
La conciencia de Shëth (Set) le ayuda. Él regresa a ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva).
1.Cuando Shëth (Set) oyó estas palabras él estaba asombrado, y inclinó su corazón a los dichos traicioneros de Sâţâ´n (Satanás), y le dijo a él,
“¿Dijiste que hay otro mundo creado además de este, y otras criaturas más hermosas que las criaturas que están en este mundo?”
2.Y Sâţâ´n (Satanás) dijo,
“Sí; mira, tú me has oído; pero yo aún les honraré a ellos y sus caminos en tu audiencia.”
3.Pero Shëth (Set) le dijo a él,
“Tus palabras me han asombrado, y tu descripción bonita de todo eso.”
4.Pero yo no puedo ir contigo hoy día, no hasta que yo me haya ido a mi padre ’Âthâ´m (Adán) y a mi madre Xauwâ´h (Eva), y haya contado a ellos todo lo que tú me has dicho a mí. Entonces si ellos me dan permiso de ir contigo, yo iría.”
5.Otra vez Shëth (Set) dijo,
“Yo tengo miedo de hacer cualquier cosa sin el permiso de mi padre y madre, por si yo pereciera como mi hermano Qáyin (Caín) (Nota de NA: no debería decir Abel?), y como mi padre ’Âthâ´m (Adán), quien trasgredió el mandamiento de Iâjuéh (Yahvé). Pero, mira, tú conoces este lugar; ven, y encuéntrame aquí mañana.”
6.Cuando Sâţâ´n (Satanás) oyó esto, él le dijo a Shëth (Set),
“Si tú le cuentas a tu padre ’Âthâ´m (Adán) lo que yo te he contado, él no te permitirá venir conmigo.
7.Pero hazme caso; no le cuentes a tu padre y madre lo que yo te he dicho, sino ven conmigo hoy día, a nuestro mundo, donde tú verás cosas hermosas y te divertirás ahí, y juega este día entre mis niños, mirándoles y llenándote de alegría, y regocíjate para siempre. Entonces yo te traeré a ti devuelta a este lugar mañana; pero si tú prefirieses vivir conmigo, así sería.”
8.Entonces Shëth (Set) contestó,
“El espíritu de mi padre y de mi madre, depende de mí; y si yo me escondiese de ellos un solo día, ellos se morirán, y ’Elohíym me sostendrá culpable de pecar en contra de ellos.
9.Y excepto que ellos saben que yo he venido a este lugar para traer a ello mi ofrenda, ellos no se separarían de mí por una sola hora; ni debería yo ir a cualquier otro lugar, amenos que ellos me dejen. Pero ellos me tratan a mí lo más amablemente, porque yo regreso devuelta a ellos rápidamente.”
10.Entonces Sâţâ´n (Satanás) le dijo a él,
“¿Qué te sucedería a ti si tú te escondieras de ellos una noche, y regresarías a ellos al amanecer?”
11.Pero Shëth (Set), cuando él vio cómo él seguía hablando, y que él no le quería dejar, corrió, y subió al altar, y extendió sus manos hacia Iâjuéh (Yahvé), y buscó liberación de Él.
12.Entonces Iâjuéh (Yahvé) envió Su Palabra, y maldijo a Sâţâ´n (Satanás), quien huyó de Él.
13.Pero acerca de Shëth (Set), él había subido al altar, diciéndose así en su corazón.
“El altar es el lugar de ofrenda, y Iâjuéh (Yahvé) está ahí; un fuego supernatural lo consumirá, así Sâţâ´n (Satanás) será incapaz de herirme, y no me quitará para allá.”
14.Entonces Shëth (Set) bajó del altar y se fue a su padre y madre, quienes él encontró en el camino, anhelando oír su voz, porque él había tardado un rato.
15.Él entonces comenzó a contarles lo que le había acontecido por Sâţâ´n (Satanás), bajo la forma de un enviado.
16.Pero cuando ’Âthâ´m (Adán) oyó su historia, él besó su cara, y le advirtió en contra de ese enviado, diciéndole que fue Sâţâ´n (Satanás) quien apareció así a él. Entonces ’Âthâ´m (Adán) tomó a Shëth (Set), y ellos se fueron a la Cueva de Tesoros, y se regocijaron ahí dentro.
17.Pero desde ese día en adelante ’Âthâ´m (Adán) y Xauwâ´h (Eva) nunca se separaban de él, a cualquier lugar que él fuese, ni por su ofrenda o por algún otro motivo.
18.Esta señal le sucedió a Shëth (Set), cuando él tenía nueve años de edad.

Capítulo 7
Shëth (Set) se casa con Aklia. ’Âthâ´m (Adán) vive a ver nietos y bisnietos.
1.Cuando nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) vio que Shëth (Set) era de un corazón maduro, él deseó que él se case, por si apareciese el enemigo a él otra vez, y le venza.
2.Así que ’Âthâ´m (Adán) dijo a su hijo Shëth (Set),
“Yo deseo, Oh mi hijo, que tú tomes a tu hermana Aklia, la hermana de Jével (Abel), para que ella te tenga hijos, quienes repletarán la tierra, según la promesa de Iâjuéh (Yahvé) a nosotros.
3.No temas, Oh mi hijo; no hay disfavor en ello. Yo deseo que tú te cases, por temor que el enemigo te venza.”
4.Sin embargo Shëth (Set) no deseaba casarse, pero en obediencia a su padre y madre, él no dijo ninguna palabra.
5.Así que ’Âthâ´m (Adán) le casó a Aklia. Y él tenía quince años.
6.Pero cuando él tenía veinte años, él procreó un hijo, a quién él llamó ’Enówsh (Enós); y entonces procreó otros niños que él,
7.Entonces ’Enówsh (Enós) se creció, se casó, y procreó a Qëynâ´n (Cainán).
8.Qëynâ´n (Cainán) también se creció, se casó, y procreó a Majalal’Ë´l (Mahalaleel).
9.Esos padres nacieron durante la vida de ’Âthâ´m (Adán), y habitaron por la Cueva de Tesoros.
10.Entonces fueron los días de ’Âthâ´m (Adán) novecientos treinta años, y los de Majalal’Ë´l (Mahalaleel) cien [tenía 535 años cuando murió ’Âthâ´m (Adán)]. Pero Majalal’Ë´l (Mahalaleel), cuando él había crecido, amaba ayunar, orar, y laboraba duro, hasta que se acercaba el final de los días de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán).

Capítulo 8
Las palabras asombrosas últimas de ’Âthâ´m (Adán): Él predice el Diluvio. Él exhorta su descendencia al bien, él revela ciertos misterios de la vida.
1.Cuando nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) vio que su fin estaba cerca, él llamó a su hijo Shëth (Set), quien vino a él en la Cueva de Tesoros, y él le dijo a él:
2.“Oh Shëth (Set), mi hijo, tráeme tus hijos y tus nietos, para que yo derrame mi bendición sobre ellos antes de que yo muera.”
3.Cuando Shëth (Set) oyó estas palabras de su padre ’Âthâ´m (Adán), él se fue de él, derramó un chorro de lagrimas sobre su cara, y juntó sus hijos y los hijos de sus hijos, y les trajo a su padre ’Âthâ´m (Adán).
4.Pero cuando nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) les vio a ellos alrededor de él, él lloró al tener que ser separado de ellos.
5.Y cuando ellos le vieron a él llorando, ellos todos lloraron juntos, y cayeron sobre su cara diciendo,
“¿Cómo serás tú removido de nosotros, Oh nuestro padre? ¿Y cómo te recibirá la tierra y te esconderá de nuestros ojos?”
Así lamentaron ellos mucho, y en palabras parecidas.
6.Entonces nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) les bendijo a todos ellos, y le dijo a Shëth (Set), luego de que él les había bendecido:
7.“Oh Shëth (Set), mi hijo, tú conoces este mundo – que está lleno de tristeza, y de cansancio, y tú conoces todo lo que nos ha acontecido, por nuestras pruebas en ello, yo por eso te ordeno en estas palabras: que guarden la inocencia, que sean puro y justo, y confiando en Iâjuéh (Yahvé); Y que no se inclinen hacia los discursos de Sâţâ´n (Satanás), ni a las apariciones en cual él se mostrará a si mismo a ustedes.
8.Pero guarda los mandamientos que yo te doy a ti este día; entonces dáselos los mismos a tu hijo ’Enówsh (Enós); Y que ’Enówsh (Enós) se los dé a su hijo Qëynâ´n (Cainán); y Qëynâ´n (Cainán) a su hijo Majalal’Ë´l (Mahalaleel), para que este mandamiento se quede firme entre todos tus hijos.
9.Oh Shëth (Set), mi hijo, el momento que esté muerto, lleven mi cuerpo y embobínalo con mirra, aloe, y casia, y déjenme aquí en esta Cueva de Tesoros en cual están todos estos símbolos cuales Iâjuéh (Yahvé) nos dio del Jardín.
10.Oh mi hijo, luego de esto vendrá un diluvio e inundar toda criatura, y eximir solamente ocho almas.
11.Pero permitan a esos a quienes eximirá de entre tus hijos en ese momento, quitar mi cuerpo con ellos fuera de esta cueva; y cuando ellos lo hayan llevado con ellos, que el mayor entre ellos ordene sus hijos que acuesten mi cuerpo en un barco hasta que la inundación haya sido apaciguado, y ellos saliesen del barco.
12.Entonces ellos llevarán mi cuerpo y lo acostarán en el medio de la tierra, poco luego que ellos hayan sido salvados de las aguas del diluvio.
13.Porque el lugar adonde mi cuerpo será acostado es el medio de la tierra; Iâjuéh (Yahvé) vendrá desde ahí y salvará todos nuestros familiares. [Tsillówn]
14.Pero ahora, Oh Shëth (Set), mi hijo, colócate a la cabeza de tu pueblo, tiéndelos y vigila sobre ellos en el temor de Iâjuéh (Yahvé), y dirígelos en el buen Camino. Ordénalos que ellos ayunen para Iâjuéh (Yahvé); y hazles entender que ellos no deben hacerle caso a Sâţâ´n (Satanás), por si él les destruyese a ellos.
15.Entonces, otra vez, separa tus hijos y los hijos de tus hijos de los hijos de Qáyin (Caín); nunca les permitas a ellos jamás mezclarse con esos, ni se acerquen a ellos ni en sus palabras o en sus obras.”
16.Entonces ’Âthâ´m (Adán) permitió su bendición descender sobre Shëth (Set), y sobre sus hijos, y sobre todos los hijos de sus hijos.
17.Él entonces se viró a su hijo Shëth (Set), y a Xauwâ´h (Eva) su mujer, y les dijo a ellos,
“Preserva este oro, este incienso, y esta mirra, que Iâjuéh (Yahvé) nos ha dado como un símbolo; porque en días que están viniendo, un diluvio inundará la creación entera. Pero aquellos quienes entrarán dentro de la caja (“arca”) llevarán con ellos el oro, el incienso, y la mirra, juntos con mi cuerpo; y acostarán al oro, el incienso, y la mirra, con mi cuerpo en el medio de la tierra.
18.Entonces, luego de mucho tiempo, la ciudad en cual se encuentra el oro, el incienso, y la mirra, con mi cuerpo, será despojada. Pero cuando será despojada, el oro, el incienso, y la mirra serán cuidados con el despojo que se guarda, y ninguno de ellos perecerá, hasta que la Palabra de Iâjuéh (Yahvé), hecho hombre vendrá, cuando reyes los llevarán, y se lo ofrecerán a Él, oro en simbolismo de Su ser Rey, incienso en simbolismo de Su ser el ’Elohíym del cielo y la tierra, y la mirra en simbolismo de Su sufrimiento.
19.Oro también, como un símbolo de Su venciendo Sâţâ´n (Satanás), y todos nuestros enemigos; incienso como símbolo de que Él se levantará de los muertos, y será exaltado arriba de todas las cosas en los cielos y las cosas en la tierra, y la mirra en símbolo de que Él beberá bilis amargo, y sentirá los dolores del Sh’ówl (Seol) por Sâţâ´n (Satanás).
20.Y ahora, Oh Shëth (Set), mi hijo, mira, yo te he revelado a ti secretos escondidos, cuales ’Elohíym me ha revelado a mí. Guarda mi mandamiento, para ti mismo, y para tu pueblo.”

Capítulo 9
La muerte de ’Âthâ´m (Adán)
1.Cuando ’Âthâ´m (Adán) había terminado su mandamiento a Shëth (Set), sus miembros fueron soltados, sus manos y pies perdieron todo poder, su boca se volvió muda, y su lengua cesó de hablar enteramente. Él cerró sus ojos y cedió el espíritu.
2.Pero cuando sus hijos vieron que él estaba muerto, ellos se tiraron ellos mismos sobre él, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, llorando.
3.La muerte de ’Âthâ´m (Adán) sucedió al final de novecientos y treinta años que él vivió sobre la tierra, en el día quince de Barmudeh, tras la observación de una epacta del sol, a la novena hora.
4.Fue en un 6to día de la semana, el mismo en cual él fue creado, y en cual él descansó, y la hora en cual él se murió, fue la misma a la cual él había salido del jardín.
5.Entonces Shëth (Set) le envolvió bien a él, y le embalsamó con muchas especies dulces, de árboles puros y de la Montaña Pura, y él recostó su cuerpo en el lado oriental del interior de la cueva, el lado del incienso, y puso enfrente de él un pedestal de lámpara que se mantenía quemando.
6.Entonces sus hijos se pararon ante él llorando y lamentando por él la noche entera hasta el amanecer.
7.Entonces Shëth (Set) y su hijo ’Enówsh (Enós), y Qëynâ´n (Cainán), el hijo de ’Enówsh (Enós), salieron y llevaron buenas ofrendas para presentar ante Iâjuéh (Yahvé), y ellos vinieron al altar sobre cual ’Âthâ´m (Adán) había ofrecido dádivas a ’Elohíym, cuando él solía ofrecer.
8.Pero Xauwâ´h (Eva) le dijo a ellos,
“Esperen hasta que nosotros hayamos primero pedido a Iâjuéh (Yahvé) que acepte nuestra ofrenda, y que guarde con Él el alma de ’Âthâ´m (Adán) Su sirviente, y que lo lleve al descanso.”
9.Y ellos todos se pararon y oraron.

Capítulo 10
“’Âthâ´m (Adán) fue el primero. . .”
1.Y cuando ellos habían terminado su oración, la Palabra de Iâjuéh (Yahvé) vino y les confortó a ellos por su padre ’Âthâ´m (Adán).
2.Luego de esto, ellos ofrecieron sus dádivas por ellos mismos y por su padre.
3.Y cuando ellos habían terminado su ofrenda, la Palabra de Iâjuéh (Yahvé) vino a Shëth (Set), el mayor entre ellos, diciéndole a él,
“Oh Shëth, Shëth, Shëth (Set)”;
Tres veces.
“Como Yo estaba con tu padre, así también estaré Yo contigo, hasta el cumplimiento de la promesa que Yo le hice a él, tu padre, diciendo, “Yo enviaré Mi Palabra y te salvaré a ti y a tu Semilla.”
4.Pero acerca de tu padre ’Âthâ´m (Adán), guarden ustedes el mandamiento que él te dio, y separa tu semilla de la de Qáyin (Caín) tu hermano.”
5.Y Iâjuéh (Yahvé) retiró Su Palabra de Shëth (Set).
6.Entonces Shëth (Set), Xauwâ´h (Eva), y sus niños, bajaron de la montaña a la Cueva de Tesoros.
7.Pero ’Âthâ´m (Adán) fue el primero [de la línea de la Semilla] cuya vida murió en la tierra de `Ë´then (Edén), en la Cueva de Tesoros; porque ninguno había muerto anterior a él, excepto su hijo Jével (Abel), quien murió asesinado.
8.Entonces todos los hijos de ’Âthâ´m (Adán) se levantaron, y lloraron por su padre ’Âthâ´m (Adán), e hicieron ofrendas por él, ciento cuarenta días.

Capítulo 11
Shëth (Set) se vuelve cabeza de los “hijos de Iâjuéh”(Yahvé) – la tribu de gente más feliz y justa que jamás vivió.
1.Luego de la muerte de ’Âthâ´m (Adán) y de Xauwâ´h (Eva), Shëth (Set) separó sus hijos, y los hijos de sus hijos, de los hijos de Qáyin (Caín). Qáyin (Caín) y su semilla bajaron y habitaron hacia el oeste, debajo del lugar donde él había matado a su hermano Jével (Abel).
2.Pero Shëth (Set) y sus hijos, habitaban hacia el norte sobre la montaña de la Cueva de Tesoros, para estar cerca de su padre ’Âthâ´m (Adán).
3.Y Shëth (Set) el mayor, alto y bueno, con un alma fina, y de una mente fuerte, se paraba a la cabeza de su pueblo, y les tendía a ellos en inocencia, penitencia, y mansedumbre, y no permitió ni uno de ellos que baje a los hijos de Qáyin (Caín).
4.Pero debido a su propia pureza, ellos fueron llamados “Hijos de Iâjuéh (Yahvé),” y ellos estaban con Iâjuéh (Yahvé), en lugar de los ejércitos de enviados quienes cayeron, porque ellos continuaban en honras a Iâjuéh,(Yahvé) y en cantando canciones a Él, en su cueva - la Cueva de Tesoros.
5.Entonces Shëth (Set) se paró ante el cuerpo de su padre ’Âthâ´m (Adán), y de su madre Xauwâ´h (Eva), y oró noche y día, y pidió por misericordia para él mismo y sus hijos, y que cuando él tuviese alguna dificultad tratando con un niño, que Él le diese consejo.
6.Pero Shëth (Set) y sus hijos no les gustaban trabajo terrenal, sino que se entregaban a cosas celestiales, porque ellos no tenían otro pensamiento que honras, palabras que honraban, y canciones hacia Iâjuéh (Yahvé).
7.Por eso oían ellos en todo momento las voces de enviados, exaltando y honrando a Iâjuéh (Yahvé) desde adentro del jardín, o cuando ellos fueron enviados por Iâjuéh (Yahvé) en una tarea, o cuando ellos se subían al cielo.
8.Porque Shëth (Set) y sus hijos, por motivo de su propia pureza, oían y veían esos enviados. Entonces, otra vez, el jardín no estaba lejos arriba de ellos, sino solo algunos quince cúbitos espirituales.
9.Ahora un cúbito espiritual corresponde a tres cúbitos de un hombre, todo junto cuarenta y cinco cúbitos.
10.Shëth (Set) y sus hijos habitaban sobre la montaña debajo del jardín; Ellos no sembraban, ni cosechaban, ellos trabajaban ninguna comida para el cuerpo, ni si quiera trigo, sino solo ofrendas. Ellos comían de la fruta y de árboles bien favorecidos que crecían sobre la montaña adonde ellos vivían.
11.Entonces Shëth (Set) a menudo ayunaba cada cuarenta días, como también hacían sus hijos mayores. Porque la familia de Shëth (Set) olía el olor de los árboles del jardín, cuando el viento soplaba desde ahí.
12.Ellos estaban felices, inocentes, sin temor repentino; No había celosía, ni acción mala, y ningún odio entre ellos. No había pasión de animal; De ninguna boca entre ellos salía ni palabras profanas ni maldición, ni consejo malvado ni fraude. Porque los hijos de ’Âthâ´m (Adán) de esa época nunca juraban, pero bajo circunstancias duras, cuando hombres deben jurar, ellos juraban por la sangre de Jével (Abel) el justo.
13.Pero ellos obligaban a sus hijos y sus mujeres cada día en la cueva que ayunen y oren, y que adorasen al ’Elohíym más Alto. Ellos se bendecían a si mismos por el cuerpo de su padre ’Âthâ´m (Adán), y se ungían a si mismos al lado de él.
14.Y ellos hacían así hasta que se acercaba el final de Shëth (Set).

Capítulo 12
Asuntos de la familia de Shëth (Set): Su muerte. El encabezamiento de ’Enówsh (Enós). Cómo siguió la rama exiliada de la familia de ’Âthâ´m (Adán).
1.Entonces Shëth (Set), el justo, llamó a su hijo ’Enówsh (Enós), y Qëynâ´n (Cainán), hijo de ’Enówsh (Enós), y Majalal’Ë´l (Mahalaleel), hijo de Qëynâ´n (Cainán), y les dijo a ellos:
2.“Como mi final está cerca, yo deseo construir un techo sobre el altar sobre cual se ofrecen las ofrendas.”
3.Ellos le hicieron caso a su mandamiento y salieron todos ellos, ambos ancianos y jóvenes, y laboraron duro en eso, y construyeron un techo hermoso sobre el altar.
4.Y el pensamiento de Shëth (Set), en hacer esto, fue que una bendición debiese venir sobre sus hijos sobre la montaña; y que él debiese presentar una ofrenda por ellos antes de su muerte.
5.Entonces cuando fue completada la construcción del techo, él les mandó que hagan ofrendas. Ellos trabajaron diligentemente en estos, y los trajeron a Shëth (Set) su padre quien los tomó y los ofreció sobre el altar, y oró a Iâjuéh (Yahvé) que acepte sus ofrendas, para tener misericordia sobre las almas de sus hijos, y que les guarde a ellos de la mano de Sâţâ´n (Satanás).
6.Y Iâjuéh (Yahvé) aceptó su ofrenda, y envió Su bendición sobre él y sobre sus hijos. Y entonces Iâjuéh (Yahvé) hizo una promesa a Shëth (Set), diciendo,
“Al final de los grandes cuatro días, sobre cual Yo he hecho una promesa a ti y a tu padre, Yo enviaré Mi Palabra y te salvaré a ti y a tu Semilla.”
7.Entonces Shëth (Set) y sus hijos, los hijos de sus hijos, se reunieron, y bajaron desde el altar, y fueron a la Cueva de Tesoros – adonde ellos oraron y se bendijeron con el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), y se ungieron a sigo mismos con ello.
8.Pero Shëth (Set) habitó en la Cueva de Tesoros, unos pocos días, y entonces agonizó sufrimientos hacia la muerte.
9.Entonces ’Enówsh (Enós), su hijo primogénito, le vino a él, con Qëynâ´n (Cainán), su hijo, y Majalal’Ë´l (Mahalaleel), el hijo de Qëynâ´n (Cainán), y Iéred (Jared), el hijo de Majalal’Ë´l (Mahalaleel), y Xanówkh (Enoc), el hijo de Iéred (Jared), con sus mujeres e hijos para recibir una bendición de Shëth (Set).
10.Entonces Shëth (Set) oró por ellos, y les bendijo, y les conjuró a ellos por la sangre de Jével (Abel) el justo, diciendo,
“Yo les ruego de ustedes mis hijos, que no permitan ni uno de ustedes bajar de esta montaña dedicada y pura.
11.No hagan ningún compañerismo con los hijos de Qáyin (Caín) el asesino y el pecador, quien mató a su hermano, porque ustedes saben, Oh mis hijos, que nosotros huimos de él y de todo su pecado con todo nuestro poder porque él mató a su hermano Jével (Abel).”
12.Luego de haber dicho esto, Shëth (Set) bendijo a ’Enówsh (Enós), su hijo primogénito, y le mandó que acostumbre servir en pureza ante el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), todos los días de su vida, entonces, también, que vaya periódicamente al altar que él, Shëth (Set) había construido. Y él le mandó que alimente su pueblo en justicia, en juicio y pureza todos los días de su vida.
13.Entonces los miembros de Shëth (Set) fueron soltados; Sus manos y pies perdieron todo poder, su boca se volvió mudo e incapaz de hablar, y él entregó el espíritu y se murió el día después de su año novecientos veinte; en el día veintisiete del mes Âvíyv; Xanówkh (Enoc) entonces teniendo veinte años.
14.Entonces ellos envolvieron cuidadosamente al cuerpo de Shëth (Set), y le embalsamaron con especies dulces, y le recostaron e la Cueva de Tesoros, al lado derecho del cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), y ellos lamentaron por él cuarenta días. Ellos ofrecieron dádivas por él, como ellos habían hecho por nuestro padre ’Âthâ´m (Adán).
15.Luego de la muerte de Shëth (Set), ’Enówsh (Enós) subió a la cabeza de su pueblo, a quienes él alimentó en justicia, y juicio, como su padre le había mandado a él.
16.Pero para cuando ’Enówsh (Enós) tenía ochocientos veinte años, Qáyin (Caín) tenía una progenie grande, porque ellos tomaban mujeres frecuentemente, siendo entregados a lujurias de animal, hasta que la tierra abajo de la montaña estaba llena de ellos.

Capítulo 13
“Entre los hijos de Qáyin (Caín) había mucho robo, matanza y pecado.”
1.En esos días vivía Lémekh el ciego, quien era de los hijos de Qáyin (Caín). Él tenía un hijo cuyo nombre era Atun [Túwval-Qáyin], y ellos dos tenían mucho ganado.
2.Pero Lémekh tenía la costumbre de enviarles al pastizal con un pastor joven, quien les tendía a ellos, y quien cuando volvía a casa en el anochecer lloraba ante su abuelo, y ante su padre Atun [Túwval-Qáyin] y su madre Jazina [Tsillâ´h], y les dijo a ellos,
“En cuanto a mí, yo no puedo alimentar ese ganado solo, por si alguno me robe de algunos de ellos, o me maten por causa de ellos.”
Porque entre los hijos de Qáyin (Caín), había mucho robo, matanza y pecado.
3.Entonces Lémekh le tuvo pena, y le dijo a él,
“Ciertamente, cuando él está solo, podría ser apoderado por los hombres de este lugar.”
4.Así que se levantó Lémekh, tomó un arco que él había guardado desde que él era un joven, antes de que él se volviera ciego, y él tomó flechas grandes, y piedras lisas, y una sonda que él tenía, y se fue al campo con el pastor joven, y se puso a si mismo detrás del ganado, mientras el pastor joven velaba el ganado. Así hizo Lémekh muchos días.
5.Mientras tanto Qáyin (Caín), siempre desde cuando Iâjuéh (Yahvé) le había echado, y le había maldecido a él con temblor y terror, no podía ni asentarse ni hallar reposo en ningún lugar, sino que vagaba de lugar a lugar.
6.En sus vagancias él vino a las mujeres de Lémekh, y les preguntó a ellos sobre él. Ellos le dijeron a él,
“Él está en el campo con el ganado.”
7.Entonces Qáyin (Caín) se fue a buscarle a él, y mientras él entraba al campo, el joven pastor oyó el sonido que él hacía, y el ganado juntándose de delante de él,
8.Entonces dijo él a Lémekh,
“Oh mi soberano, ¿es ese una bestia salvaje o un ladrón?”
9.Y Lémekh le dijo a él,
“Hazme entender de qué manera él luce, cuando él se asoma.
10.Entonces Lémekh arqueó su arco, le puso una flecha, y calzó una piedra en la sonda, y cuando salió Qáyin (Caín) del campo abierto, el pastor dijo a Lémekh,
“Dispara, mira, él está viniendo.”
11,Entonces Lémekh disparó hacia Qáyin (Caín) con su flecha y le pegó en su costado. Y Lémekh le pegó con una piedra de su sonda, la cual cayó sobre su cara, y le quitó ambos de sus ojos, entonces cayó Qáyin (Caín) inmediatamente y se murió.
12.Entonces Lémekh y el pastor joven se acercaron a él, y le encontraron acostado en el suelo. Y el pastor joven le dijo a él,
“¡Es Qáyin (Caín) nuestro abuelo, a quien tú has matado, Oh mi soberano!”
13.Entonces estaba Lémekh triste por eso, y de la amargura de su arrepentimiento, él pegando con sus manos, y pegó con su palma abierta la cabeza del joven, quien se cayó como si muerto, pero Lémekh pensó que fue un truco, así que él tomó una piedra y le pegó, y azotó su cabeza hasta que él se murió.

Capítulo 14
El tiempo se lleva otra generación de hombres.
1.Cuando tenía ’Enówsh (Enós) novecientos años, todos los hijos de Shëth (Set), y de Qëynâ´n (Cainán), y su primogénito, con sus mujeres y niños, se juntaron alrededor de él, pidiéndole una bendición de él.
2.Él entonces oró por ellos y les bendijo, y les hizo jurar a ellos por la sangre de Jével (Abel) el justo diciéndoles a ellos,
“No permitan a ninguno de vuestros hijos que baje de esta Pura Montaña, y que ellos no hagan ningún compañerismo con los hijos de Qáyin (Caín) el asesino.”
3.Entonces ’Enówsh (Enós) llamó a su hijo Qëynâ´n (Cainán) y le dijo a él,
“Mira, Oh mi hijo, y pon tu corazón sobre tu pueblo, y establéceles en justicia, y en inocencia, y párate sirviendo ante el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), todos los días de tu vida.”
4.Luego de esto ’Enówsh (Enós) entró al descanso, envejecido novecientos ochenta y cinco años, y Qëynâ´n (Cainán) le envolvió, y le recostó a él en la Cueva de Tesoros a la izquierda de su padre ’Âthâ´m (Adán); e hizo ofrendas por él, tras la costumbre de sus padres.

Capítulo 15
La descendencia de ’Âthâ´m (Adán) continúan manteniendo la Cueva de Tesoros como un sepulcro familiar.
1.Luego de la muerte de ’Enówsh (Enós), se paró Qëynâ´n (Cainán) a la cabeza de su pueblo en justicia e inocencia, como su padre le había mandado a él; él también continuaba sirviendo ante el cuerpo de ’Âthâ´m (Adán), dentro de la Cueva de Tesoros.
2.Entonces cuando él había vivido novecientos diez años, le vino encima sufrimiento y aflicción. Y cuando él estaba por entrar al descanso, todos los padres con sus mujeres y niños vinieron a él, y él les bendijo, y les hizo jurar por la sangre de Jével (Abel), el justo, diciéndoles a ellos,
“No permitan a ninguno de entre ustedes que baje de esta Montaña Pura, y no hagan compañerismo con los hijos de Qáyin (Caín) el asesino.”
3.Majalal’Ë´l (Mahalaleel), su hijo primogénito, recibió este mandamiento de su padre, quien le bendijo a él y se murió.
4.Entonces Majalal’Ë´l (Mahalaleel) le embalsamó a él con especies dulces, y le recostó en la Cueva de Tesoros, con sus padres; y ellos hicieron ofrendas por él, tras la costumbre de sus padres.

Capítulo 16
La buena rama de la familia todavía les tiene miedo a los hijos de Qáyin (Caín).
1.Entonces Majalal’Ë´l (Mahalaleel) se paró encima de su pueblo, y les alimentó en justicia e inocencia, y les vigilaba a ellos para observar que ellos no tuvieran ninguna relación con los hijos de Qáyin (Caín).
2.Él también continuaba en la Cueva de Tesoros orando y sirviendo ante el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), pidiéndole a Iâjuéh (Yahvé) por misericordia sobre él mismo y sobre su pueblo, hasta que él tenía ochocientos setenta años, cuando él se enfermó.
3.Entonces todos sus hijos se juntaron a él, para verle, y para pedir por su bendición sobre todos ellos, antes de que se fuese de este mundo.
4.Entonces Majalal’Ë´l (Mahalaleel) se levantó y se sentó en su cama, sus lágrimas derramándose de su cara, y él llamó a su hijo mayor Iéred (Jared), quien le vino a él.
5.Él entonces besó su cara, y le dijo a él,
“Oh Iéred (Jared), mi hijo, te hago jurar por Él quien hizo los cielos y la tierra, que vigiles a tu pueblo, y que les alimentes en justicia y en inocencia, y que no permitas que ninguno de ellos baje de esta Montaña Pura a los hijos de Qáyin (Caín), por si él perezca con ellos.
6.Oye, Oh mi hijo, luego de esto vendrá una gran destrucción sobre esta tierra por causa de ellos; Iâjuéh (Yahvé) estará enojado con el mundo, y les destruirá a ellos con aguas.
7.Pero Yo también sé que tus hijos no te harán caso a ti, y que ellos bajarán de esta montaña y tendrán relaciones con los hijos de Qáyin (Caín), y que ellos perecerán con ellos.
8.¡Oh mi hijo! Instrúyeles, y supervísales a ellos, para que ninguna culpa se conecte a ti por causa de ellos.”
9.Majalal’Ë´l (Mahalaleel) dijo más aún a su hijo Iéred (Jared),
“Cuando yo me muera, embalsama mi cuerpo y recuéstalo en la Cueva de Tesoros, al lado de los cuerpos de mis padres, entonces párate al lado de mi cuerpo y ora a Iâjuéh (Yahvé); y cuídales, y cumple tu servicio ante ellos, hasta que tu entres al descanso tú mismo.”
10.Majalal’Ë´l (Mahalaleel) entonces bendijo todos sus hijos, y entonces se acostó sobre su cama, y entró al descanso como sus padres.
11.Pero cuando vio Iéred (Jared) que su padre Majalal’Ë´l (Mahalaleel) estaba muerto, él lloró, y estuvo triste, y abrazó y besó sus manos y sus pies, y así hicieron todos sus hijos.
12.Y sus hijos le embalsamaron cuidadosamente, y le recostaron al lado de los cuerpos de sus padres. Entonces ellos se levantaron, y lamentaron por él cuarenta días.

Capítulo 17
Iéred (Jared) se vuelve disciplinario. Él se deja llevar a la tierra de Qáyin (Caín) adonde él ve muchas vistas atractivas.
Iéred (Jared) apenas se escapa con corazón limpio.
1.Entonces Iéred (Jared) guardó el mandamiento de su padre, y subió como un león sobre su pueblo. Él les alimentó en justicia e inocencia, y les mandó que hagan nada sin su consejo. Porque él tenía miedo por ellos, por si ellos se fuesen a los hijos de Qáyin (Caín).
2.Por eso él les dio órdenes repetidamente; y continuaba haciendo así hasta el final del año número cuatrocientos ochenta y cinco de su vida.
3.Al final de estos años mencionados, le vino a él esta señal. Mientras Iéred (jared) estaba parado como un león ante los cuerpos de sus padres, orando y advirtiéndoles a su pueblo, Sâţâ´n (Satanás) le envidió, y trabajó una apariencia hermosa, porque Iéred (jared) no permitía a sus hijos hacer nada sin su consejo.
4.Sâţâ´n (Satanás) entonces le apareció a él con treinta hombres de sus ejércitos, en la forma de hombres buen mozos, Sâţâ´n (Satanás) mismo siendo el mayor y el más alto de entre ellos, con una barba fina.
5.Ellos se pararon a la boca de la cueva, y llamaron afuera a Iéred (Jared), de dentro de ella.
6.Él salió a ellos, y les encontró luciendo como hombres finos, llenos de luz, y de gran belleza. Él maravilló a su hermosura y a sus apariencias, y se preguntó en sigo mismo si ellos no fuesen hijos de Qáyin (Caín).
7.Él dijo también en su corazón, “Como los hijos de Qáyin (Caín) no pueden subir hasta la altura de esta montaña, y ninguno de ellos es tan buen mozo como estos aparentan ser, y entre estos hombres no hay ninguno de mi familia, ellos deben de ser extranjeros.”
8.Entonces Iéred (Jared) y ellos intercambiaron un saludo y él dijo al mayor de entre ellos,
“Oh mi padre, explícame la maravilla que está en ustedes, y cuéntame quienes son estos contigo, porque ellos me lucen como hombres extraños.”
9.Entonces el mayor comenzó a llorar, y el resto lloraron con él, y él dijo a Iéred (Jared),
“Yo soy ’Âthâ´m (Adán) quien ’Elohíym hizo primero; y este es Jével (Abel) mi hijo, quien fue matado por su hermano Qáyin (Caín), en cuyo corazón Sâţâ´n (Satanás) le puso que le asesine a él.
10.Entonces éste es mi hijo Shëth (Set), a quien yo pedí de ’Elohíym, quien me lo dio a mí, para confortarme en lugar de Jével (Abel).
11.Entonces este es mi hijo ’Enówsh (Enós), hijo de Shëth (Set), y ese otro es Qëynâ´n (Cainán), hijo de ’Enówsh (Enós), y ese otro es Majalal’Ë´l (Mahalaleel), hijo de Qëynâ´n (Cainán), tu padre.”
12.Pero Iéred (Jared) se quedó maravillando a su apariencia, y de lo que le dijo el mayor a él.
13.Entonces el mayor le dijo a él,
“No maravilles, Oh mi hijo; nosotros vivimos en la tierra al norte del jardín, cual ’Elohíym creó antes del mundo. Él no quiso permitirnos vivir ahí, sino nos puso dentro del jardín, debajo del cual ustedes están ahora habitando.
14.Pero luego de que yo transgredí, Él me hizo salir, y yo fui dejado que habite en esta cueva, problemas grandes y graves me vinieron encima, y cuando se acercaba mi muerte, yo mandé a mi hijo Shëth (Set) que tiene a su pueblo bien, y este mi mandamiento debía ser pasado de uno al próximo, hasta el final de las generaciones que vengan.
15.Pero, Oh Iéred (Jared), mi hijo, nosotros vivimos en regiones hermosas, mientras ustedes viven aquí en miseria, como este tu padre Majalal’Ë´l (Mahalaleel) me informó, contándome que un gran diluvio vendrá y inundará la tierra entera.
16.Por eso, Oh mi hijo, temiendo por ustedes, yo me levanté y tomé mis hijos conmigo, y vine hasta aquí para que nosotros te visitemos a ti y a tus hijos, pero yo te encontré a ti parado en esta cueva llorando, y tus hijos esparcidos alrededor de esta montaña, en el calor y en miseria.
17.Pero, Oh mi hijo, como nosotros fallamos nuestro camino, y vinimos hasta aquí, nosotros encontramos otros hombres debajo de esta montaña, que habitan un país hermoso, lleno de árboles y de frutas, y de toda clase de flora; es como un jardín, así que cuando nosotros les encontramos nosotros pensábamos que ellos eran ustedes, hasta que tu padre Majalal’Ë´l (Mahalaleel) me contó que ellos no eran tal cosa.
18.Ahora, por eso, Oh mi hijo, escucha mi consejo, y baja a ellos, tú y tus hijos. Ustedes descansarán de todo este sufrimiento en cual ustedes están. Pero si ustedes no quieren bajar a ellos, entonces levántate, toma tus hijos, y ven con nosotros a nuestro jardín, ustedes vivirán en nuestra tierra hermosa, y ustedes descansarán de todo estos problemas, cuales tú y tus hijos están ahora aguantando.”
19.Pero Iéred (Jared) cuando él oyó este dicho del mayor, maravilló; y se fue aquí y allá, pero en ese momento él no encontró ninguno de sus hijos.
20.Entonces él contestó y dijo al mayor,
“¿Porqué se han ustedes escondido hasta hoy día?”
21.Y el mayor contestó,
“Si tu padre no nos hubiera dicho, nosotros no lo hubiésemos sabido.”
22.Entonces Iéred (Jared) creyó que sus palabras eran ciertas.
23.Así que ese mayor le dijo a Iéred (Jared),
“¿Porqué te viraste alrededor así y así?” Y él dijo, “Yo estaba buscando a uno de mis hijos, para contarle acerca de que yo me iba contigo, y acerca de bajar a aquellos acerca de cuales tú me has hablado a mí.”
24.Cuando el mayor oyó la intención de Iéred (Jared), él le dijo a él,
“Deja en paz ese propósito al presente, y ven con nosotros, tú verás nuestro país; si la tierra en cual nosotros habitamos te agrada, nosotros y tú regresaremos aquí y tomaremos tu familia con nosotros. Pero si nuestro país no te agrada, tú regresarás a tu propio lugar.”
25.Y el mayor urgió a Iéred (Jared), que venga antes de que alguno de sus hijos venga a aconsejarle en contra.
26.Iéred (Jared), entonces, salió de la cueva y se fue con ellos y entre ellos. Y ellos le confortaron, hasta que ellos llegaron al tope de la montaña de los hijos de Qáyin (Caín).
27.Entonces dijo el mayor a uno de sus compañeros,
“Nosotros nos hemos olvidado de algo al lado de la boca de la cueva, y ese es la ropa escogida que nosotros habíamos traído para vestirle a Iéred (Jared) con ella.”
28.Él entonces le dijo a uno de ellos,
“Regresa, alguno de ustedes; y nosotros te esperaremos aquí, hasta que tú vuelvas. Entonces le vestiremos a Iéred (Jared) y él será como nosotros, bueno, buen mozo, y digno para entrar con nosotros en nuestro país.”
29.Entonces ese regresó.
30.Pero cuando él estaba a una distancia corta, el mayor le llamó y le dijo a él,
“Espera, hasta que yo venga y te hable.”
31.Entonces él se quedó quieto, y el mayor se fue a él y le dijo a él,
“Una cosa que nos olvidamos a la cueva es esto – de apagar la lámpara que quema adentro, arriba de los cuerpos que están adentro. Entonces regresa a nosotros, rápido.”
32.Ese se fue, y el mayor regresó a sus compañeros y a Iéred (Jared). Y ellos bajaron de la montaña, y Iéred (Jared) con ellos; y ellos se quedaron al lado de una fuente de agua, cerca de las casas de los hijos de Qáyin (Caín) y esperaron por su compañero hasta que él trajese la ropa para Iéred (Jared).
33.Él, entonces, quien regresó a la cueva, apagó la lámpara, y vino a ellos y trajo un fantasma con él y les mostró a ellos. Y cuando Iéred (Jared) lo vio él maravilló a la hermosura y favor de tal, y se regocijó en su corazón creyéndolo que todo era cierto.
34.Pero mientras ellos estaban quedándose ahí, tres de ellos entraron en casas de los hijos de Qáyin (Caín) y les dijeron a ellos,
“Tráenos hoy comida a la fuente de agua, para que comamos nosotros y nuestros compañeros.”
35.Pero cuando los hijos de Qáyin (Caín) les vieron, ellos maravillaron de ellos y pensaron:
“Estos son hermosos de apariencia, y tales como nosotros nunca hemos visto.”
Así que ellos se levantaron y vinieron con ellos a la fuente de agua, para ver sus compañeros.
36.Ellos les encontraron a ellos tan buen mozos, que ellos llamaron fuerte alrededor de sus lugares que otros vengan y se junten y que vengan y miren a estos seres hermosos. Entonces ellos se juntaron alrededor de ellos, ambos hombres y mujeres.
37.Entonces el mayor les dijo a ellos,
“Nosotros somos extranjeros en vuestra tierra, tráenos buena comida y bebida, ustedes y sus mujeres, para refrescarnos con ustedes.”
38.Cuando esos hombres oyeron estas palabras del mayor, cada uno de los hijos de Qáyin (Caín) trajo su mujer, y otro trajo su hija, y así, muchas mujeres vinieron a ellos, cada uno llamándole a Iéred (Jared) o para él mismo o para su mujer; Todos iguales.
39.Pero cuando Iéred (Jared) vio lo que ellos hacían, su mero ser se arrancó a si mismo de ellos, ni quiso él probar de su comida o de su bebida.
40.Él mayor le vio como él se arrancó a si mismo de ellos, y le dijo a él,
“No estés triste; yo soy el gran mayor, y como tú me verás hacer, haz tú mismo de la misma manera.”
41.Entonces él esparció sus manos y tomó una de las mujeres, y cinco de sus compañeros hicieron lo mismo ante Iéred (Jared), para que él hiciese como hacían ellos.
42.Pero cuando Iéred (Jared) les vio trabajando infamia él lloró, y dijo en su mente, “Mis padres nunca hacían algo parecido.”
43.Él entonces esparció sus manos y oró con un corazón ferviente, y con mucho llorar, y rogó a Iâjuéh (Yahvé) que le libere a él de las manos de ellos.
44.Tan pronto comenzó Iéred (Jared) a orar, el mayor huyó con sus compañeros, porque ellos no podían quedarse en un lugar de oración.
45.Entonces Iéred (Jared) se viró alrededor pero no podía verles, sino que se encontró a si mismo parado en el medio de los hijos de Qáyin (Caín).
46.Él entonces lloró y dijo,
“Oh Iâjuéh (Yahvé), no me destruyas con esta raza, acerca de los cuales mis padres me han advertido; porque ahora, Oh mi Soberano Iâjuéh (Yahvé), yo estaba pensando que aquellos quienes me aparecieron eran mis padres, pero yo les he encontrado que ellos eran adversarios, quienes me atrajeron mediante esta apariencia hermosa, hasta que yo les creí.
47.Pero ahora yo Te pido, Oh Iâjuéh (Yahvé), que me liberes de esta raza, entre cual yo estoy ahora quedándome, como Tú me liberaste de esos adversarios. Manda a Tu Enviado que me saque de entremedio de ellos, porque yo mismo no tengo la capacidad de escaparme de entre ellos.”
48.Cuando Iéred (Jared) había terminado su oración, Iâjuéh (Yahvé) mandó a Su Enviado entremedio de ellos, Quien tomó a Iéred (Jared) y le puso encima de la montaña, y le mostró el camino, le dio consejo, y entonces le dejó a él.

Capítulo 18
Confusión en la Cueva de Tesoros. Discurso milagroso del muerto ’Âthâ´m (Adán).
1.Los hijos de Iéred (Jared) tenían el hábito de visitarle hora tras hora, para recibir su bendición y para pedirle su consejo para cada cosa que ellos hacían; y cuando él tenía un trabajo que hacer, ellos lo hacían para él.
2.Pero esta vez cuando ellos entraron a la cueva ellos no encontraron a Iéred (Jared), sino que ellos encontraron a la lámpara apagada, y los cuerpos de los padres tirados alrededor, y voces venían de ellos por el poder de Iâjuéh (Yahvé), que decían,
“Sâţâ´n (Satanás) en una aparición ha engañado a nuestro hijo, deseando destruirle, como él destruyó a nuestro hijo Qáyin (Caín).”
3.Ellos decían también,
“¡Iâjuéh (Yahvé) ’Elohíym de los cielos y la tierra, libera a nuestro hijo de la mano de Sâţâ´n (Satanás), quien trabajó una grande y falsa aparición ante él!”
Ellos también hablaban de otros asuntos, por el poder de Iâjuéh.(Yahvé)
4.Pero cuando los hijos de Iéred (Jared) oyeron estas voces ellos temieron, y se paraban llorando por su padre, porque ellos desconocían qué le había pasado.
5.Y ellos lloraron por él ese día hasta la posada del sol.
6.Entonces vino Iéred (Jared) con una cara penoso, miserable en mente y cuerpo, y entristecido de haber sido separado de los cuerpos de sus padres.
7.Pero mientras él estaba acercándose a la cueva, sus hijos le vieron, y corrieron a la cueva, y se prendieron de su cuello, llorando, y diciéndole a él,
“Oh padre, ¿adónde has estado tú, y porqué nos has dejado a nosotros, como tú no estabas dispuesto a hacer?”
Y otra vez,
“¡Oh padre, cuando tú te desapareciste, la lámpara sobre los cuerpos de nuestros padres se apagó, los cuerpos fueron tirados alrededor, y voces venían de ellos!”
8.Cuando Iéred (Jared) oyó esto él estaba triste, y entró a la cueva; y ahí encontró a los cuerpos tirados alrededor, la lámpara apagada, y los padres ellos mismos orando por su liberación de la mano de Sâţâ´n (Satanás).
9.Entonces Iéred (Jared) se cayó sobre los cuerpos y les abrazó, y dijo,
“¡Oh mis padres, a través de vuestra intercesión, Iâjuéh (Yahvé) me permitió ser liberado de la mano de Sâţâ´n (Satanás)! Y yo les ruego que pidan a Iâjuéh (Yahvé) que me guarde y me esconda de él hasta el día de mi muerte.”
10.Entonces todos las voces cesaron excepto la voz de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), quien habló a Iéred (Jared) por el poder de Iâjuéh (Yahvé), igual como uno hablaría a su prójimo, diciendo,
“Oh Iéred (Jared), mi hijo, ofrece dádivas a Iâjuéh (Yahvé) por haberte liberado de la mano de Sâţâ´n (Satanás); y cuando tú traigas esas ofrendas, que sea que tú las ofreces sobre el altar sobre cual yo solía ofrecer. Entonces también, cuídate de Sâţâ´n (Satanás), porque él me engañó muchas veces con sus apariciones, deseando destruirme, pero Iâjuéh (Yahvé) me liberó fuera de su mano.
11.Manda a tu pueblo que ellos estén vigilándose contra él, y que nunca cesen de ofrecer dádivas a Iâjuéh. (Yahvé)”
12.Entonces la voz de ’Âthâ´m (Adán) también se volvió silencioso; y Iéred (Jared) y sus hijos maravillaban de esto. Entonces ellos recostaron a los cuerpos como ellos estaban al principio, y Iéred (Jared) y sus hijos se pararon orando esa noche entera, hasta el amanecer.
13.Entonces Iéred (Jared) hizo una ofrenda y la ofreció sobre el altar, como ’Âthâ´m (Adán) le había mandado a él. Y mientras él subía al altar, él oró a Iâjuéh (Yahvé) por misericordia y por perdón de su pecado, acerca de la lámpara apagándose.
14.Entonces Iâjuéh (Yahvé) apareció a Iéred (Jared) sobre el altar y les bendijo a él y a sus hijos, y aceptó sus ofrendas, y mandó a Iéred (Jared) que tome del fuego puro del altar, y que prenda con él la lámpara que echaba luz sobre el cuerpo de ’Âthâ´m (Adán).

Capítulo 19
Los hijos de Iéred (Jared) les desvían.
1.Entonces Iâjuéh (Yahvé) le reveló a él otra vez la promesa que Él había hecho a ’Âthâ´m (Adán); Él le explicó a él los 4,000 años, y le reveló a él el secreto de Su venida sobre la tierra.
2.Y Iâjuéh (Yahvé) le dijo a Iéred (Jared),
“Acerca de ese fuego que tú has tomado del altar para prender la lámpara con él, permite que se quede contigo para dar luz a los cuerpos; y no lo dejes salir de la cueva, hasta que el cuerpo de ’Âthâ´m (Adán) salga de ella.
3.Pero, Oh Iéred (Jared), cuida el fuego, que queme brillante en la lámpara; ni salgas tú otra vez de la cueva hasta que tú recibas una orden a través de una visión, y no en una aparición, cuando sea visto por ti.
4.Entonces manda otra vez a tu pueblo que no tenga relaciones con los hijos de Qáyin (Caín), y que no aprendan sus caminos, porque Yo soy Iâjuéh (Yahvé) quien no ama el odio y obras de iniquidad.”
5.Iâjuéh (Yahvé) dio también muchos otros mandamientos a Iéred (jared), y le bendijo a él. Y entonces retiró Su Palabra de él.
6.Entonces Iéred (Jared) se acercó cerca con sus hijos, tomó fuego, y bajó a la cueva, y prendió la lámpara ante el cuerpo de ’Âthâ´m (Adán); y él dio su pueblo mandamientos como Iâjuéh (Yahvé) le había dicho que haga.
7.Esta señal sucedió a Iéred (Jared) al final de su año cuatrocientos cincuenta [910 (3062 AC)]; como también muchas otras maravillas que nosotros no anotamos. Pero nosotros anotamos solo este por brevedad, y para no alargar nuestra narrativa.
8.Y Iéred (Jared) continuó instruyendo a sus hijos ochenta años; pero luego de eso ellos comenzaron a transgredir a los mandamientos que él les había dado, y a hacer muchas cosas sin su consejo. Ellos comenzaron a bajarse de la Montaña Pura uno tras otro, y a mezclarse con los hijos de Qáyin (Caín), en compañerismos sucios.
9.Ahora la razón por la cual los hijos de Iéred (Jared) bajaron la Montaña Pura es este, la cual nosotros te revelaremos ahora a ti.

Capítulo 20
Música encantador, bebidas fuertes soltadas entre los hijos de Qáyin (Caín). Ellos se ponen ropas coloradas.
Los hijos de Shëth (Set) miran con ojos deseosos. Ellos se rebelan de consejo sabio, ellos descienden la montaña al valle de iniquidad. Ellos no pueden ascender la montaña otra vez.
1.Luego que Qáyin (Caín) había bajado a la tierra de tierra oscura, y sus hijos se habían multiplicado ahí dentro, había uno de ellos, cuyo nombre era Genun, hijo de Lémekh el ciego quien mató a Qáyin (Caín).
2.Pero acerca de este Genun, Sâţâ´n (Satanás) le entró a él en su niñez; y él hizo varios tipos de trompetas y cuernos, e instrumentos de cuerdas, címbalos y salterios y liras y harpas y flautas, y él los tocaba en cada momento y a toda hora.
3.Y cuando él los tocaba, Sâţâ´n (Satanás) entraba a ellos, para que de entre ellos se oyeran sonidos hermosos y dulces, que seducían al corazón.
4.Entonces él juntaba grupos en bandas para tocarlos a ellos, y cuando ellos tocaban, les agradaba bien a los hijos de Qáyin (Caín), quienes se inflamaban ellos mismos con pecado entre ellos, y ardían como con fuego, mientras Sâţâ´n (Satanás) inflamaba sus corazones, uno con otro, y aumentaba la lujuria entre ellos.
5.Sâţâ´n (Satanás) también enseño a Genun que extraiga bebida fuerte del grano, y esto usó Genun para reunir grupos y bandas en casas de bebida; y trajo al alcance de ellos toda clase de frutas y flores, y ellos bebían juntos.
6.Así este Genun hizo que el pecado se multiplique excedentemente; él también actuó con orgullo, y enseño a los hijos de Qáyin (Caín) que cometan toda clase de maldad crasa, que ellos no habían conocido, y les puso a hacer cosas variedades de fechorías que desconocían anteriormente.
7.Entonces Sâţâ´n (Satanás), cuando él veía que ellos cedían a Genun y le hacían caso en cada cosa que él les decía, se regocijó grandemente, y aumentó el entendimiento de Genun hasta que él tomó hierro e hizo con él armas de guerra.
8.Entonces cuando ellos estaban borrachos, el odio y la matanza aumentaron entre ellos; Hombres usaban violencia en contra de otros para enseñarles maldad quitándole sus hijos y profanándoles ante él.
9.Y cuando hombres veían que ellos eran vencidos, y vieron otros que no fueron vencidos, los que fueron vencidos venían a Genun, tomaban refugio con él, y él les hizo a ellos sus confederados.
10.Entonces el pecado aumentó entre ellos grandemente, hasta que hombres tomaban sus propias hermanas, o hijas, o madre, y otras, o la hija de la hermana de su padre, tal que no había más distinción de relación, y ellos no sabían más lo que era iniquidad, sino que actuaban malvadamente, y la tierra fue profanada con el pecado, y ellos enojaron a Iâjuéh (Yahvé) el Juez, Quien les había creado.
11.Pero Genun reunió juntos bandas en grupos, que tocaban cuernos y todos los otros instrumentos que nosotros ya habíamos mencionado, al pie de la Montaña Pura, y ellos lo hacían para que los hijos de Shëth (Set) quienes estaban sobre la Montaña Pura lo oyesen.
12.Pero cuando los hijos de Shëth (Set) oyeron el sonido, ellos maravillaban, y venían en grupos, y se pararon en el tope de la montaña para mirar a los que estaban abajo, y ellos hicieron así un año entero.
13.Cuando, al final de ese año, Genun vio que ellos estaban siendo ganados a él poco a poco, Sâţâ´n (Satanás) entró en él, y le enseño a él a teñir materiales para ropas de diversos patrones, y le hizo entender cómo teñir rojo y púrpura, y más cosas.
14.Y los hijos de Qáyin (Caín) quienes trabajaron todo esto, y se lucían en hermosura y ropas extravagantes, y carreras de caballo, cometiendo toda clase de abominaciones.
15.Mientras tanto los hijos de Shëth (Set), quienes estaban sobre la Montaña Pura, oraban y honraban a Iâjuéh (Yahvé), en el lugar de los ejércitos de enviados quienes habían caído, por eso Iâjuéh (Yahvé) les había llamado a ellos ‘enviados,” porque Él se regocijaba por ellos grandemente.
16.Pero después de esto, ellos no guardaban más Su mandamiento, ni se mantenían por la promesa que Él había hecho a sus padres, sino que ellos descansaron de sus ayunos y oraciones, y del consejo de Iéred (Jared) su padre. Y ellos continuaron juntándose al tope de la montaña, para mirar a los hijos de Qáyin (Caín), desde la mañana hasta el anochecer, y a lo que ellos hacían, a sus ropas hermosas y ornamentos.
17.Entonces los hijos de Qáyin (Caín) miraron arriba desde abajo, y vieron los hijos de Shëth (Set), parados en grupos encima de la montaña, y ellos llamaron a ellos que bajen abajo a ellos.
18.Pero los hijos de Shëth (Set) les dijeron a ellos desde arriba,
“Nosotros desconocemos el camino.”
Entonces Genun, el hijo de Lémekh, les oyó a ellos decir que ellos desconocían el camino, y él se preguntó a si mismo cómo él podría traerles abajo.
19.Entonces Sâţâ´n (Satanás) apareció a él de noche, diciendo,
“No existe camino para que ellos bajen desde la montaña adonde ellos habitan, pero cuando ellos vengan mañana, diles a ellos,
‘Vengan ustedes al lado occidental de la montaña, ahí encontrarás el camino de un riachuelo de agua, que baja al pie de la montaña, entre dos cerros; bájense por ese camino a nosotros.’”
20.Entonces cuando era de día, Genun sopló los cuernos y tocó los tambores debajo de la montaña, como él solía hacer. Los hijos de Shëth (Set) lo oyeron y vinieron como ellos solían hacer.
21.Entonces Genun les dijo a ellos desde abajo,
“Váyanse al lado occidental de la montaña, y ahí encontrarán el camino para bajarse.”
22.Pero cuando los hijos de Shëth (Set) oyeron estas palabras de él, ellos volvieron a la cueva a Iéred (Jared), para contarle todo lo que ellos habían oído.
23.Entonces cuando Iéred (Jared) lo oyó, él fue afligido, porque él sabía que ellos transgredirían su consejo.
24.Luego de esto cien hombres de los hijos de Shëth (Set) se juntaron, y se dijeron entre ellos,
“Vengan, vayamos abajo a los hijos de Qáyin (Caín), y veamos qué ellos hacen, y vamos a divertirnos con ellos.”
25.Pero cuando Iéred (Jared) oyó esto de los cien hombres, su mera alma fue conmovida, y su corazón fue afligido. Él entonces se levantó con gran fervor, y se paró entremedio de ellos, y les conjuró a ellos por la sangre de Jével (Jared) el justo,
“Que ninguno de ustedes se baje de esta montaña dedicada y pura, en cual nuestros padres nos han ordenado que habitemos.”
26.Pero cuando Iéred (Jared) vio que ellos aceptaban sus palabras, él les dijo a ellos,
“Oh mis hijos buenos inocentes y puros, entiendan que una vez que ustedes se bajen de esta montaña pura, Iâjuéh (Yahvé) no les permitirá que ustedes regresen de nuevo a ella.”
27.Él otra vez les conjuró diciendo,
“Yo les conjuro por la muerte de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), y por la sangre de Jével (Abel), de Shëth (Set), de Enówsh (Enós), de Qëynâ´n (Cainán), y de Majalal’Ë´l (Mahalaleel), que me hagan caso, y que no bajen de esta montaña pura, porque el momento que ustedes lo dejen, ustedes serán privados de la vida y de la misericordia, y ustedes no serán más llamados ‘hijos de Iâjuéh,’ (Yahvé) sino ‘hijos de ha-Sâţâ´n. (Satanás)’”
28.Pero ellos no quisieron hacerle caso a sus palabras.
29.Xanówkh (Enoc) en ese momento ya estaba crecido, y en su celo por Iâjuéh (Yahvé), él se levantó y dijo,
“Escúchenme, O ustedes hijos de Shëth (Set), pequeños y grandes – cuando ustedes violen el mandamiento de nuestros padres, y se bajen de esta montaña pura – ustedes no subirán aquí nunca más para siempre.”
30.Pero ellos se levantaron en contra de Xanówkh,(Enoc) y no quisieron hacerle caso a sus palabras, y bajaron de la Montaña Pura.
31.Y cuando ellos miraron a las hijas de Qáyin (Caín), a sus figuras hermosas, y a sus manos y pies teñidos con color, y tatuados en decoraciones en sus caras, el fuego del pecado fue encendido en ellos.
32.Entonces Sâţâ´n (Satanás) les hizo lucir lo más hermoso ante los hijos de Shëth (Set), como él también hizo que los hijos de Shëth (Set) luzcan entre los más lindos en los ojos de las hijas de Qáyin (Caín), para que las hijas de Qáyin (Caín) lujurien tras los hijos de Shëth (Set) como bestias rapaces, y los hijos de Shëth (Set) tras las hijas de Qáyin (Caín), hasta que ellos cometieron abominación con ellas.
33.Pero luego de que ellos habían caído así en esta profanación, ellos regresaban por el camino que ellos habían venido, y trataron de ascender la Montaña Pura. Pero ellos no podían, porque las piedras de esa montaña pura eran de fuego resplandeciendo ante ellos, por la cual ellos no podían subir otra vez.
34.Y Iâjuéh (Yahvé) estaba enojado con ellos, y se arrepintió de ellos porque ellos habían bajado del honor, y habían por lo tanto perdido o abandonado su propia pureza e inocencia, y estaban caídos en la profanación del pecado.
35.Entonces Iâjuéh (Yahvé) envió Su Palabra a Iéred (Jared), diciendo,
“Estos tus hijos, quienes tú habías llamado Mis hijos [hijos de Iâjuéh (Yahvé) (11: 4)], mira, ellos han trasgredido Mi mandamiento, y han bajado a la casa de perdición, y del pecado. Manda un enviado a los que quedan, para que ellos no bajen y que se pierdan.”
36.Entonces Iéred (Jared) lloró ante Iâjuéh (Yahvé), y Le pidió de Él misericordia y perdón. Pero él prefirió que su alma partiese de su cuerpo, a que oiga estas palabras de Iâjuéh (Yahvé) acerca del descenso de sus hijos de la Montaña Pura.
37.Pero él siguió la orden de Iâjuéh (Yahvé), y les predicó a ellos que no bajen de esa montaña pura, y que no tengan relaciones con los hijos de Qáyin (Caín).
38.Pero ellos no hicieron caso a su mensaje, y no quisieron obedecer su consejo.

Capítulo 21
Iéred (Jared) se muere en tristeza por sus hijos que se habían desviado. Una predicción del Diluvio.
1.Luego de esto, otro grupo se reunió, y ellos se fueron para buscar por sus hermanos, pero ellos perecieron también como ellos. Y así fue, grupo tras grupo, hasta que solo pocos de ellos quedaban.
2.Entonces Iéred (Jared) se enfermó de la angustia, y su enfermedad fue tal que el día de su muerte se acercaba.
3.Entonces él llamó a Xanówkh (Enoc) su hijo mayor, y Mthuwshâ´lax (Matusalén) el hijo de Xanówkh (Enoc), y Lémekh (Lamec) el hijo de Mthuwshâ´lax (Matusalén), y Nóax (Noé) el hijo de Lémekh (Lamec).
4.Y cuando ellos habían venido a él, él oró por ellos y les bendijo, y les dijo a ellos,
“Ustedes son hijos justos e inocentes; no bajen ustedes de esta montaña pura; porque mira, tus hijos y los hijos de tus hijos han bajado de esta montaña pura, y se han alienado a si mismos de esta montaña pura, a través de su lujuria abominable y trasgresión del mandamiento de Iâjuéh.(Yahvé)
5.Pero yo sé, a través del poder de Iâjuéh (Yahvé), que Él no les abandonará a ustedes sobre esta montaña pura, porque vuestros hijos han trasgredido Su mandamiento y el de nuestros padres, que nosotros hemos recibido de ellos.
6.Pero, O mis hijos, Iâjuéh (Yahvé) les llevará a ustedes a una tierra extraña, y ustedes nunca regresarán de nuevo para mirar con vuestros ojos este jardín y esta montaña pura.
7.Por eso, O mis hijos, aplica vuestros corazones a vuestras propias vidas, y guarden el mandamiento de Iâjuéh (Yahvé), que está con ustedes. Y cuando ustedes se vayan de esta montaña pura, a una tierra extraña que ustedes desconocen, tomen con ustedes el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), y con él estos tres regalos y ofrendas, específicamente el oro, el incienso, y la mirra, y que estén esos en el lugar adonde se recostará el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán).
8.Y a aquel de ustedes que quedará, O mis hijos, vendrá la Palabra de Iâjuéh (Yahvé), y cuando él salga de esta tierra él llevará con él el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán), y lo recostará en el medio de la tierra, el lugar adonde se trabajará la salvación.”
9.Entonces Nóax (Noé) le dijo a él,
“¿Quién es aquel de nosotros que quedará?”
10.Y Iéred (Jared) contestó,
“Tú eres aquel que quedará. Y tú tomarás el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) de la cueva, y lo pondrás contigo en la caja (“arca”) cuando venga el diluvio.
11.Y tu hijo Shëm (Sem), quien vendrá de tus lomos [1558 (2414 AC)], él es quien recostará el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) en el medio de la tierra, en el lugar de donde vendrá la salvación.”
12.Entonces Iéred (Jared) viró a su hijo Xanówkh (Enoc), y le dijo a él,
“Tú, mi hijo, habita en esta cueva, y sirve diligentemente ante el cuerpo de nuestro padre ’Âthâ´m (Adán) todos los días de tu vida, y alimenta tu pueblo en justicia e inocencia.”
13.Y Iéred (Jared) no dijo más. Sus manos fueron soltadas, sus ojos cerrados, y él entró al descanso como sus padres. Su muerte sucedió en el año trescientos sesenta [366 según Génesis y Iâshâ´r] de Nóax (Noé), y en el año novecientos ochenta y nueve [962 según Génesis y Iâshâ´r] de su propia vida, en el doce de Takhsas en un 6to día de la semana [1422 (2550 AC)].
14.Pero mientras moría Iéred (Jared), lágrimas derramaban de su cara por motivo de su gran tristeza por los hijos de Shëth (Set), quienes habían caído durante sus días.
15.Entonces Xanówkh (Enoc), Mthuwshâ´lax (Matusalén), Lémekh (Lamec) y Nóax (Noé), estos cuatro, lloraron por él, le embalsamaron cuidadosamente, y entonces le recostaron en la Cueva de Tesoros. Entonces ellos se levantaron y lamentaron por él cuarenta días.
16.Y cuando estos días de luto se acabaron, Xanówkh (Enoc), Mthuwshâ´lax (Matusalén), Lémekh (Lamec) y Nóax (Noé) se quedaron en tristeza de corazón, porque su padre se había ido de ellos, y ellos no le vieron más.

Capítulo 22
Solo quedan tres hombres justos en el mundo. Las condiciones malvadas de los hombres antes del Diluvio.
1.Pero Xanówkh (Enoc) guardó el mandamiento de Iéred (Jared) su padre, y continuó sirviendo en la cueva.
2.Es este Xanówkh (Enoc) a quien muchas maravillas sucedieron, y quien también escribió un libro celebrado, pero esas maravillas no se contarán en este sitio.
3.Entonces luego de esto, los hijos de Shëth (Set) se desviaron y cayeron, ellos, sus hijos y sus mujeres. Y cuando Xanówkh (Enoc), Mthuwshâ´lax (Matusalén), Lémekh (Lamec) y Nóax (Noé) les veían, sus corazones sufrían por motivo de su caída en duda, llenos de incredulidad; y ellos lloraban y buscaban misericordia de Iâjuéh (Yahvé), para preservarles a ellos, y para traerles fuera de esa generación malvada.
4.Xanówkh (Enoc) siguió en su servicio ante Iâjuéh (Yahvé) trescientos ochenta y cinco años, y al final de ese tiempo él se volvió consciente mediante el favor de Iâjuéh (Yahvé), que Iâjuéh (Yahvé) tenía la intención de removerle a él de la tierra.
5.Él entonces le dijo a su hijo,
“Oh mi hijo, yo sé que Iâjuéh (Yahvé) tiene intención de traer las aguas del Diluvio sobre la tierra, y destruir nuestra creación.
6.Y ustedes son los últimos gobernadores sobre este pueblo sobre esta montaña; porque yo sé que ninguno les quedará de ustedes para engendrar hijos sobre esta pura montaña; Ni gobernará ninguno de ustedes sobre los hijos de este pueblo; ni quedará de ustedes ningún gran grupo, sobre esta montaña.”
7.Xanówkh (Enoc) también les dijo a ellos,
“Velen por sus almas (vidas), y aguántense firmes en vuestro temor de Iâjuéh (Yahvé) y en vuestro servicio a Él, y adórenle a Él en confianza recta, y sírvanle a Él en justicia, inocencia y juicio, en arrepentimiento y también en pureza.”
8.Cuando Xanówkh (Enoc) había terminado sus mandamientos a ellos, Iâjuéh (Yahvé) le transportó a él desde esa montaña a la tierra de la vida, a las mansiones de los justos y de los escogidos: a la vivienda de Pardë´ç (Arboleda-parque) de alegría, en Luz que alcanza arriba al cielo; Luz que está afuera de la luz de este mundo; porque es la Luz de Iâjuéh (Yahvé), que llena el mundo entero, pero cual ningún lugar Lo puede contener.
9.Así, porque Xanówkh (Enoc) estaba en la Luz de Iâjuéh (Yahvé), él se encontró a si mismo fuera del alcance de la muerte hasta que Iâjuéh (Yahvé) le dejara morir.
10.Todo junto, ninguno de nuestros padres o de sus hijos, quedó sobre esa pura montaña, excepto esos tres, Mthuwshâ´lax (Matusalén), Lémekh (Lamec), y Nóax (Noé). Porque todo el resto bajaron de la montaña y cayeron en pecado con los hijos de Qáyin (Caín). Por eso ellos fueron prohibidos esa montaña, y ninguno quedó sobre ella excepto esos tres hombres.

11 comentarios:

  1. Hola, soy Ronald G V A, me pareció muy interesante el Segundo libro de Adán y Eva. Porque complementa lo que sucedió con los Ángeles Caídos en el Libro de Enoc, el cual leí antes que este y revela mas secretos del Reino de Dios. Me dio tristeza al leer sobre los hijos de Set, que siendo mas gloriosos y un teniendo un gran número de Habitantes se pierda de esa forma por las garras de Satanás. Pero Yahvé en su Infinita Misericordia salvo a 4 hombres justos, el cual Dios revelo a Enoc todos los secretos de la creación y Lo convirtió y en un Serafín llamado Metatrón ( el mas cerca al Trono de Dios ). En resumen me da gusto aprender y que me sean revelado estos libros porque amplia mi Sabiduría y me hace estar mas cerca de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!, creo debe darte y no darte pena lo de los hijos de Set pues era el discurrir normal, del hombre en general, en su camino por saber sobre su verdadera identidad. La cual nos fue robada por Satanás. pues lo que el hombre quiere como hombre no es malo sino que está mal enfocado, yo no creo que ninguno de los dos caminos fueran el del hombre verdadero, el de carne y hueso y hecho a la imagen de Dios. Solo transitando lo no transitado podemos llegar a la que era nuestra verdadera identidad y seguramente aprobada por Dios. Vivir con cuerpos terrenales con la imagen de Dios ( parte espiritual); siendo, el mismo Dios, nuestro señor. y no el diablo;. agradando a Dios en todo. Aunque pienso que no hubiera sido necesario en particular a ninguno de esos hijos de Set descarriarse ( el caso de Enoc) sino que el Señor mismo los guiara como era su plan original a todas las cosas. por eso hoy el diablo tiene "apresado" muchos aspectos de la vida del hombre que son normales y lo completan si son bien abordados y entendidos. Por eso también no nos hemos desarrollado en esta creación que nos fue otorgada. El futuro, luego de ahí, Dios entonces lo revelaría. De hecho creo que ya esta contemplado en la Biblia.

      Eliminar
    2. Nuestra identidad no fue robada pero no la conocimos
      pues no hubo la oportunidad, debido a el hombre atender al engaño.

      Eliminar
  2. Una pregunta todos estos apocrifos son reales, o son historias inventadas tuyas? un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas historias están ahí son escrituras, son mitología se pudiera decir Judía. Puedes leer el libro de Enoc, en el entenderás muchas cosas de Apocalipsis te lo recomiendo.

      Eliminar
  3. Las fechas no concuerdan para nada en los dias de cada hijo de adan, porque? De credibilidad tienen estos libros? Quien los tradujo?

    ResponderEliminar
  4. Ninguna fecha concuerda en la vida final de los hijos de adan, porque? Que credibilidad tienen estos libros y quien los tradujo?

    ResponderEliminar
  5. Este libro entra en la categoría a la que se ha denominado apócrifos, la historicidad de los mismos depende de la interpretación y el análisis que cada uno le haga; yo te presento el texto de vos depende la investigación sobre el mismo.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. YHWH cumplió su palabra, se vistió de carne, llevando por nombre: YESHÚA HA MASHÍAJ (QUE GLORIOSO ES NUESTRO DIOS). www.laverdadeterna.com

    ResponderEliminar
  7. Si hablamos de números estamos en problemas, porque según una investigación el numero de la bestia es 616 no 666, se dice hay mucho problema de traducción, demasiado... habría que tener los textos originales para traducirlos correctamente y evitarse inconvenientes con fechas y edades.

    Pd: Tanto el numero 616 y el 666 son de cuidarse...

    ResponderEliminar
  8. He visto esto por primera vez y he que dado impresionado, en lo personal yo he leído una parte que alude a Enoc y a otros en un libro llamado La perla de gran precio (texto Mormón) en los libros de Abraham y Moisés. Les invito a que los lean...

    saludos a todos los que buscan la Verdad

    ResponderEliminar