"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

martes, 19 de julio de 2011

MITOS HEBREOS -RAHAB, PRINCIPE DEL MAR-


MITOS HEBREOS
DESCRIPCIÓN DE LOS MONSTRUOS PRIMITIVOS

RÁHAB, PRINCIPE DEL MAR



POR ROBERT GRAVES y RAPHAEL PATAI


En la época anterior a la Creación, Ráhab, Príncipe del Mar, se rebeló contra Dios. Cuando ordenó: "Abre tu boca, Príncipe del Mar, y traga todas las aguas del mundo", él exclamó: "¡Señor del Universo, déjame en paz!".
Inmediatamente Dios lo mató a patadas y hundió su cadáver bajo las aguas, pues ningún animal terrestre podía soportar su hedor.
Otros sostienen que Dios perdonó la vida a Ráhab y que luego, cuando unos ángeles envidiosos robaron y arrojaron al mar "El Libro de Raziel' un compendio de la sabiduría divina que Dios había dado a Adán, ordenó a Ráhab que se sumergiera y lo recuperara. El príncipe del Mar obedeció sin vacilar, pero más tarde alentó a los enemigos de Dios apoyando a los egipcios en su disputa con los Hijos de Israel y suplicó en favor del ejército del Faraón cuando Dios estaba a punto de ahogarlo en el Mar Rojo.
"¡Perdona a los egipcios —gritó— y conténtate con salvar a Israel!" Pero Dios, levantando Su mano, destruyó a Ráhab y todos sus ayudantes. Algunos llaman a Ráhab "el Príncipe Celestial de Egipto". Otros no lo distinguen de Leviatán o de Océano, o del jactancioso Gran Dragón que pretendía haber creado todos los mares y ríos, pero al que Dios sacó a tierra con una red, juntamente con su progenie, y luego les rompió los cráneos y atravesó los costados. Como todavía no morían, puso guardianes para que vigilasen al Gran Dragón, el que será muerto
finalmente el Día del Juicio Final.

3 comentarios:

  1. Rahab y el Leviatán que aparece citado en el libro de Job, son el mismo?

    ResponderEliminar