"No hay decisiones buenas y malas, solo hay decisiones y somos esclavos de ellas." (Ntros.Ant.)

martes, 28 de febrero de 2012

EL CILINDRO DE CIRO -TEXTO COMPLETO-


EL “CILINDRO DE CIRO”

por Federico Lara Peinado


Un pequeño “barril” de arcilla, conocido como Cilindro de Ciro, hallado en el área del templo babilonio de Marduk, redactado en acadio cuneiforme, conmemora los trabajos efectuados por el rey persa Ciro II en tal templo, después de su victoria sobre el rey Nabónido, alcanzada en el 539. Con tales obras pretendía legitimar su conquista, querida y auspiciada por lo dioses, según los textos.

EL “CILINDRO DE CIRO”
Texto

Una línea destruida

1- [Cuando (…)] su […] las regiones […] una persona insignificante ha sido instalada como la entu [de Sin] en su tierra y [él sacó de sus tronos las imágenes correctas de los dioses] e impuso sobre ellos [imi]taciones. [Hizo] una réplica del Esagila [(…) estableció] ritos inapropiados para Ur y el resto de otras ciudades sagradas rituales, como también [ofrendas im]pías. Diariamente, no cesaba de pronunciar [plegarias] infieles. Además interrumpía de manera diabólica las ofrendas regulares y trastocaba los ritos. [Cam]bió en abominación la adoración de Marduk, el rey de los dioses, y sin cesar perpetuo la maldad contra su ciudad (= la de Marduk). Todos los días [él (…)] y llevó a todo su [pueblo] a la ruina por (imponerles) cargas sin descanso.
2- Ante sus quejas el Enlil de todos los dioses (= Marduk) se puso terriblemente furioso y [se marchó de] su territorio, (también) los (otros) dioses que vivían entre ellos abandonaron sus mansiones, enojados porque (Nabónido) los hubiera traído a Babilonia para furia de Marduk. Marduk, el ex[altado, el Enlil de los dio]ses, se paseó por todos los lugares que habían sido abandonados y al ver aquello calmó [su] en[fado] y mostró piedad al pueblo de Sumer y Akkad, que se habían convertido en cadáveres.
3- Escudriñó y miró (por) todos los países, buscando un gobernante virtuoso cuya mano pudiera agarrar. (Entonces) pronunció el nombre de Ku-ra-as (= Ciro II), rey de Anshan, y anunció su nombre como el pró(ximo) gobernante de todo el mundo. Hizo al país de Guti y todas las hordas uman-manda (= medos) inclinarse en sumisión a sus pies (= de Ciro II). Y así él (= Ciro II) siempre se cuidó de la justicia y del bienestar del pueblo de los cabeza negra sobre el cual él había sido hecho victorioso (por Marduk). Y Marduk, el gran señor, líder de su pueblo (= de sus adoradores), contempló con placer las buenas obras y el corazón prudente de Ciro (II, y por tanto,) le ordenó marchar a su propia ciudad Babilonia (Ka.dingir.ra). Le hizo partir por el camino a Babilonia (DIN.TIR) yendo a su lado como un verdadero amigo y compañero. Sus abundantes tropas –su número, como el agua (que fluye) de un rio, no podía contarse- caminaban a su lado, con sus armas guardadas. Sin batalla o lucha (alguna, Marduk) le hizo entrar en su ciudad, Babilonia (Su.an.na), librando a su propia ciudad, Babilonia, (Ka.dingir.ra) de cualquier calamidad. Y a Nabónido, el rey que no le adoraba (= a Marduk) lo entregó a sus manos.
4- Todos los habitantes de Babilonia (DIN.TIR) así como todo el país de Sumer y Akkad, príncipes y gobernantes (incluidos), se inclinaron ante él (= Ciro II) y le besaron los pies, jubilosos de que él (hubiera recibido) la realeza, y con caras resplandecientes. Alegremente, le saludaron como señor gracias a cuya ayuda había vuelto (de nuevo) a la vida los que estaban como muertos, habiendo sido salvados de toda tribulación y penuria. Y alabaron su nombre.
5- Yo soy Ciro (II), rey del mundo, gran rey, legitimo rey, rey de Babilonia, rey de Sumer y Akkad, rey de los cuatro confines (del universo), hijo de Ka-am-bu-zi-ia (= Cambises), gran rey, rey de Anshan, nieto de Ciro, gran rey, rey de Anshan, descendiente de Si-is-pi-is (= Teispes), gran rey, rey de Anshan, de un antiguo linaje real; cuyo gobierno es amado por Bel (= Marduk) y Nabu, a quien quieren como rey para complacer sus corazones.
6- Después de entrar en Babilonia (DIN.TIR) en paz, entre alegría y júbilo, convertí el palacio real en la sede de mi gobierno. Marduk, el gran señor, que ama a Babilonia con gran magnanimidad (la) estableció como mi destino y yo todos los días me esforcé en adorarle. Mis numerosas tropas paseaban por Babilonia (DIN.TIR) en paz, no permití a nadie aterrorizar (ningún lugar) del [país de Sumer] y Akkad. Hice todo lo posible por la paz de Babilonia (Ka.dingir.ra) y en sus lugares de culto. En cuanto a los habitantes de Babilonia (DIN.TIR), [que] contra la voluntad de los dioses (Nabónido) había hecho sumisos de una manera totalmente inapropiada para ellos, los liberé de su pesar y aflojé su carga, (poniendo así fin a sus principales quejas). Marduk, el gran señor, estaba muy complacido con mis obras y me envió amigables bendiciones a mí, Ciro (II), el rey que lo adora, a Cambises, mi hijo, el descendiente de [mis] entrañas, así como a todas mis tropas, y todos [alabamos] su gran [deidad] gozosamente, de pie ante él en paz.
7- Por su majestuoso mandato, todos los reyes entronizados, todo el mundo desde el mar Superior al mar inferior, habitantes de regiones distantes, todos los reyes de la tierra del oeste que viven en tiendas, me trajeron sus pesados tributos y me besaron los pies en Eshunna, las ciudades de Zamban, Me-Turnu, Der y tan lejos como la frontera de los Guti –devolví a (estas) ciudades sagradas al otro lado del Tigris, cuyos santuarios habían sido fundados en tiempos antiguos, las imágenes que habían estado allí y les establecí santuarios permanentes. (También) reuní a todo su pueblo y (les) devolví sus casas. Además, reasenté, siguiendo el mandato de Marduk, el gran señor, a todos los dioses de Sumer y Akkad a quienes Nabónido había traído a Babilonia (Su.an.na) para enfado del señor de los dioses, sin dañarlos, en sus (antiguas) capillas, los lugares que les hacen felices.
8- Que todos los dioses a quienes he reasentado en sus ciudades sagradas rueguen a Bel (= Marduk) y Nabu por una larga vida para mí y que ellos me recomienden (a él); que digan a Marduk, mi señor, esto: “Ciro (II), el rey que te adora, y Cambises, su hijo, […] su […] asenté a toda la gente de Babilonia, que rezó por mi monarquía y a todas sus tierras en un lugar pacifico. Todos los días proporcioné (al templo) [ofrendas de (…) gan]sos, dos patos y diez palomas por encima de las anteriores ofrendas de gansos, patos y palomas. La muralla Imgur-Enlil, la gran (ciudad) amurallada de Babilonia, me esforcé en fortalecer sus fortificaciones […] el muelle de ladrillo, en la orilla del foso de la ciudad, construido por un rey anterior, pero no completado, su obra [… (yo)] [(…) pues la ciudad no había sido completamente rodeada], Hice las (murallas) nuevas con betún y ladrillos y [acabé el trabajo de las mismas (…); instalé puertas de] poderoso [cedro], revestido de bronce, umbrales y bisa[gras de puertas hechos de cobre en todas] sus [entradas (…)]. Vi en su interior una inscripción de Assurbanipal, un rey que vino antes que [yo (…) para siem]pre.”


6 comentarios:

  1. Gracias Sergio! Qué interesante, conocía el cilindro pero nunca había leido la traducción, sólo algunas notas a modo de resumen, abrazos :)
    Vir

    ResponderEliminar
  2. El cilindro de Ciro es una creación del sacerdocio de Marduk, que se había aliado con el rey persa. Ciro, que parece unió bajo su mando a medos y persas -siendo rey no como monarca absoluto, sino de pueblos aún con costumbres más cercanas a lo nómada con una concepción de la realeza como la de un "primus inter pares" con el que se establecen relaciones voluntarias- al anexionarse Lidia y el imperio neo-asirio se habría encontrado con la necesidad de pactar con las antiguas élites de los territorios conquistados porque los persas y medos no tenían medios para articular y administrar un imperio, de ahí los pactos de Ciro con el sacerdocio de Marduk o con el clero de Yahvé en Jerusalén, que eran los que en sus respectivos países controlaban y administraban. Sólo hay que ver el Deuteronomio, fechable en el siglo VII, que establece un estado centrado en el templo.

    Otro aspecto curioso del cilindro es que Ciro se remonte en su genealogía hasta Teispes y que no mencione a Aquémenes, que sería según la inscripción de Darío I en Behistún, el padre de aquel. Y es que parece que la versión de Darío es más que cuestionable...

    ResponderEliminar
  3. Sabroso comentario amigo Izumi, me llena de placer.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Hola buenos dias como puedo descargar el libro completo del Cilindro de Ciro gracias

    ResponderEliminar